sábado, 3 de diciembre de 2016

LA ROTONDA

De la Libertad al libertinaje, un paso.


La libertad (del latín: libertas, -ātis) es la capacidad de la conciencia para pensar y obrar según la propia voluntad de la persona  y libertinaje, Actitud irrespetuosa de la ley, la ética o la moral de quien abusa de su propia libertad con menoscabo de la de los demás.

Algunas personas siguen sin conocer la diferencia, y me remito solo al ámbito de la Seguridad Vial, que son los temas que tocamos cada semana en LA ROTONDA de TODOMOTOR, pero que no varía mucho del comportamiento de algunos desde el punto de vista social.

Es evidente, que el conductor que posee el permiso de conducir, sabe perfectamente, que no pude sobrepasar una velocidad en una vía determinada cuando lo está indicado una señal, que no debe estacionar en doble fila porque lo ha estudiado, que no debe beber ni drogarse para conducir un vehículo, y todas y cada una de las infracciones que se cometen a diario en la vía pública. Cuando estos conductores que hacen caso omiso al reglamento son denunciados, tienen que afrontar una sanción económica la mayoría de las veces, siempre y cuando no comentan un delito contra la seguridad vial. Se le retiran los puntos, según la infracción, pagan su multa, y cuando se les olvida, vuelve a las andadas. No tiene nada que ver con la aptitud sino con la actitud del individuo.

La Seguridad Vial persigue la formación del comportamiento del ciudadano como usuario de las vías públicas, ya sea como peatón, viajero o conductor. Es este un proceso que abarca todas las edades: niños, adolescentes, adultos y mayores.
Por eso desde esta ROTONDA, estamos reivindicando, que se ponga las bases de la enseñanza obligatoria de la asignatura de SEGURIDAD VIAL, en las ESCUELAS, donde los niños desde pequeños no solo estarán aprendiendo a circular como conductores, transitar como peatones y a comportarse como viajeros. Pero lo más importante es que se les estará inculcando algo que hoy brilla por su ausencia, que es el respeto hacia los demás.

Los objetivos:
·       El compromiso en materia de Seguridad Vial que va a servir de base para el desarrollo del programa de Educación en Seguridad Vial, es el siguiente:

·       Velar por la seguridad y comportamiento responsable de los usuarios.
·       Preparar a los futuros peatones, viajes y conductores de vehículos.
·       Informar y utilizar los medios adecuados para mejorar la seguridad vial.
·       Respetar las normas de circulación, para un uso ordenador y seguro de las vías.

Desde una educación con sólidos cimientos haremos una sociedad menos frágil y más cívica.

CONCLUSIONES:

No me estoy refiriendo a una Escuela de Seguridad Vial, sino a la SEGURIDAD VIAL en la ESCUELA.
Desde la Dirección General de Tráfico y el Ministerio de Educación, deberían de promover un debate sobre el asunto, y con los interlocutores válidos, profesores, padres, psicólogos, asociaciones de Autoescuelas, y todos aquellos que tengan algo que aportar al asunto, y crear las bases de una asignatura de SEGURIDAD VIAL, que desde pequeños en las escuelas tendrán que ir aprobando curso a curso, hasta llegar a una edad, en la que solo tengan que examinarse de la prueba práctica para obtener el permiso de conducir. Durante muchos años, en la edad escolar y en el ballicher (o como se le llame en el futuro), nuestros chicos y chicas, serán los más preparados del mundo en ésta materia y sobre todo los más educados. “Si saben ceder el paso a un vehículo, también sabrán cederlo a una persona cuando sean peatón”.

Ahí les dejo el tema, para que le den una vuelta, no creo que a corto ni medio plazo el parque móvil de España sean vehículos autónomo, pero si a medio plazo tengamos mejores conductores y mejores personas.

En fin familia buen fin de semana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario