miércoles, 4 de enero de 2017

ANCOVE INSISTE EN EL BAJO DINAMISMO DEL CANAL DE PARTICULARES EN LAS VENTAS DE VEHÍCULOS NUEVOS

La asociación, que defiende los intereses de los comerciantes de vehículos, resalta el esfuerzo que han afrontado las redes oficiales para cumplir los objetivos establecidos durante el pasado 2016

Elías Iglesias, presidente de Ancove, hace un llamamiento al Gobierno para apuntalar la confianza de los consumidores y generar estabilidad y predictibilidad a los concesionarios


La Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos, Ancove, expresa sus dudas sobre la fortaleza del mercado de turismos y todo terrenos una vez conocidos los datos del pasado año. Según la DGT, en 2016 se matricularon en total de 1.147.007,  un 10,9% de crecimiento. Sin embargo, las compras de particulares se limitaron a un aumento del 6,7%, muy lejos del canal de empresas, un 15,9%, y de alquiladoras, el 16,8%, gracias este último a un excepcional año turístico.

Ancove considera que según fue avanzando el pasado año se agudizaron las prácticas de autocompras por parte de muchos concesionarios movidos por la necesidad de cumplir los objetivos dictados por la marcas. A la fuerte competencia del mercado, movido por políticas muy agresivas de descuentos que merman la rentabilidad de las redes, se suman las escasas diferencias de cuota de mercado entre las principales marcas generalistas. En los dos últimos meses hemos asistido a la lucha por conseguir el liderazgo, con el consiguiente esfuerzo de automatriculación de unidades realizado por los concesionarios para cumplir con objetivos alejados de la demanda real.

Lo que supone que muchos puntos de venta arranquen el presente 2017 con un stock que han de dar salida en los próximos meses con un mercado que a lo largo del pasado año ha ido mostrando cada vez menor dinamismo.

En este sentido, las cifras son claras. Si en el conjunto de 2015, con el PIVE 8 a pleno rendimiento, las compras de particulares crecían a un 19%, en el global del primer semestre de 2016, todavía con el PIVE en activo, ya se habían reducido al 9%, para finalizar el pasado ejercicio con un incremento del 6,7%. Especialmente preocupante fue el mes de diciembre, cuando los particulares se mostraron casi planos con un crecimiento del 0,6% respecto al mismo mes de 2015.

Esto denota un mercado en retroceso. La falta de un plan de achatarramiento en la segunda mitad del año y una situación política de inestabilidad por la falta de un Gobierno a pleno rendimiento han lastrado el mercado de la compra de un producto como el vehículo que exige una alta confianza por parte de los consumidores.

Según las previsiones de Ancove este 2017 se venderán alrededor de 1.215.000 turismos y todo caminos, con un crecimiento que rondará el 5%. No obstante, el canal de empresas –muy influido por las autocompras de las redes que se contabilizan como otra empresa más- volverá a repetir como principal motor de ventas, alrededor del 11%; seguido del canal de alquiladores que podrían repetir crecimiento, sobre un 4%, para seguir el ritmo de lo que se prevé otro buen año turístico. Sin embargo, las compras de particulares apenas aumentarán un 2%, sin contabilizar un posible plan de ayudas.

En este sentido, Ancove considera imprescindible el lanzamiento de un plan de achatarramiento que tenga como objetivo real el rejuvenecimiento del parque, cuya media de antigüedad se acerca a los 12 años.

“Los concesionarios no podrán resistir un año como el actual, con un incremento de los stocks motivado por el deseo de las marcas de ganar cuotas de mercado cuando las compras reales en los concesionarios, por parte de particulares y empresas, están dando muestras de flaqueza. Por este motivo, el Gobierno debe mandar un mensaje de confianza a los consumidores con un plan de achatarramiento, que a diferencia de las ediciones del PIVE, debe tener un componente medioambiental y de seguridad vial muy claro. No se trata de aumentar las ventas de una manera artificial, sino ayudar a aquellos propietarios de vehículos más viejos, y por tanto menos seguros, a que cambien de vehículo. Para ello, es imprescindible que se incluya en las ayudas los vehículos de segunda mano de menos de 4-5 años y se incentive con mayores ayudas la retirada de los coches más viejos, los que pasen de 15 años”, declara Elías Iglesias, presidente de Ancove.


Por otro lado, el presidente de la Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos reitera la necesidad de que las marcas replanteen sus políticas comerciales y reduzcan las peticiones de compras a las redes de unidades que son difíciles de colocar mientras el mercado no vuelva a dar síntomas de dinamismo.