lunes, 5 de diciembre de 2016

MADRID, PARÍS Y CIUDAD DE MÉXICO PROHIBIRÁN CIRCULAR A LOS VEHÍCULOS DIÉSEL EN 2025

Así lo han pactado Manuela Carmena, Anne Hidalgo, y Miguel Ángel Mancera, los alcaldes de las tres capitales, respectivamente, en la 'Cumbre de alcaldes C40: Ciudades liderando acciones climáticas' que se celebra en la ciudad mexicana.

Según se refleja en el documento que refrenda el convenio y al que ha tenido acceso el diario El País, las tres ciudades apostarán por impulsar los vehículos propulsados con combustibles alternativos y desterrar paulatinamente los combustibles fósiles tan perjudiciales para la salud de los ciudadanos.


Y es que todas ellas están tratando de revertir "una crisis global" de contaminación que se traduce en una enorme boina de humos tóxicos que cubre el cielo de sus núcleos urbanos, excediendo los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS): París supera los límites un 80%, Ciudad de México los duplica y Madrid lleva desde 2010 rebasando el límite establecido para las partículas de dióxido de nitrógeno (NO2), lo que conllevó que Bruselas le abriese un expediente sancionador en 2015. Además, últimamente se han sucedido los capítulos en los que se ha activado el protocolo anticontaminación como consecuencia de la gran polución. Unos síntomas que alertan de la seriedad del problema.

Para reducir drásticamente los niveles de CO2 y NOx que sobrevuelan las capitales, los Consistorios parisino y mexicano han comenzado a restringir la circulación de vehículos con motores de combustión por las zonas Centro, aunque de forma progresiva. En París, los vehículos con más de 20 años de antigüedad no pueden circular por la ciudad desde el pasado mes de julio, mientras que en México se llevan a cabo restricciones de circulación una o dos veces por semana. Por su parte, el Ayuntamiento que dirige Manuela Carmena limitará desde enero de 2018 el acceso a la almendra central a los residentes mediante la creación de una gran Área de Prioridad Residencial (APR).


Pero estas tres ciudades no han sido las únicas que se han comprometido con la lucha contra el cambio climático, pues paralelamente se ha alcanzado un acuerdo entre los 86 alcaldes de las ciudades participantes en la C40 para invertir 375.000 millones de dólares y reducir un 50% las emisiones de carbono en un periodo de tiempo de cuatro años.