lunes, 20 de marzo de 2017

DETECCIÓN DE FATIGA DEL CONDUCTOR

Cuando empezó la aventura del automóvil, las particularidades de su funcionamiento con ruido y vibraciones entre otros aspectos inherentes a su marcha, a lo que se añadían las vías de tránsito que exigían la máxima atención, no era fácil que el conductor pudiese perder la atención.

Con las siguientes evoluciones técnicas se han ido reduciendo tanto estos detalles, que rodando en carretera recta puede que el conductor perciba mínimamente las sensaciones de que está circulando en un automóvil.

 toda la información en TECNOLOGÍA DEL AUTOMÓVIL

Si además la ruta es recta con poco tráfico y en autopista el conductor puede ir perdiendo la atención, e incluso empezar a tener síntomas de somnolencia.

Si los detecta a tiempo y es consciente del riesgo parará para despejarse y seguir en mejores condiciones la marcha. Pero el riesgo de perder la atención unos instantes está presente, sobre todo en viajes, por lo que es importante estudiar la posibilidad de informar al conductor de la situación, más cuando se están incluyendo en el automóvil equipamientos de ayuda a la conducción ADAS.

El final de este recorrido será el coche autónomo, que podrá circular sin necesitar que lo dirija una persona, pero para esto aún falta tiempo. Vamos a explicar como se puede avisar al conductor de que está perdiendo la atención, bien por distracción o somnolencia.

Circulación en recta; con actuaciones del conductor
Es la situación que tiene más riesgo ya que el conductor prácticamente parece que no ha de hacer nada, pero en realidad no es así, y de estas acciones que ha de llevar a acabo parte el primer sistema del control de atención.

Circulando en recta se van produciendo mínimos desvíos que requieren ligeras correcciones con el volante de forma prácticamente continua y que ha de ir haciendo el conductor. Estas actuaciones muy frecuentes son detectadas por pequeños giros del volante.

Para aprovechar la información que deriva de estas actuaciones del conductor se incorpora un calculador de fatiga del conductor CFC, o se integra esta función en alguno de los que ya equipa el automóvil. El calculador implicado recibe información del sensor de giro del volante, en las imágenes está en la caja de dirección, y está configurado para valorar si la frecuencia de correcciones es la lógica según el recorrido, y lo deduce por la posición media del volante.

Si las actuaciones del conductor sobre el volante se mantienen en el valor medio previsto, el sistema de control de fatiga del conductor no actúa al no detectar riesgo de merma de atención.



Circulación en recta; sin actuaciones del conductor
Se ve en estas imágenes como el conductor da unas cabezadas perdiendo atención en la carretera. Al no hacer las correcciones con el volante con la frecuencia acorde al recorrido, el calculador de control de fatiga del conductor CFC detecta falta de atención, iniciando el o los procesos de llamadas de atención, suele ser mediante avisos acústicos progresivos hasta que el conductor inicia los movimientos adecuados sobre el volante.

Si la pérdida de atención detectada es valorada como importante o se repite, el sistema puede iluminar un testigo en el cuadro proponiendo una parada para descansar, se representa en el cuadro mediante una taza de café parpadeando acompañada de un aviso acústico.

Según el equipamiento del automóvil el sistema CFC puede ser activo, iniciando automáticamente las correcciones de dirección oportunas para facilitar e indicar los procesos al conductor.

Esta función puede estar combinada con el sistema “Control de salida de carril”, se explica con otros sistemas más en el artículo de esta sección de “Actualidad” del blog “Complementos de seguridad activa”.



Complemento con cámara de vídeo
La información de pérdida de atención al no realizar el conductor las correcciones pertinentes con el volante que recibe el calculador de control CFC según la ruta, llegan cuando ya se está produciendo la somnolencia o distracción, lo que puede requerir de actuaciones rápidas del conductor tras ser avisado o del sistema activo si se cuenta con este para corregir la situación.

Para agilizar la detección de esta situación de riesgo se puede incorporar una cámara de vídeo dentro del habitáculo, que controla los movimientos de la cabeza del conductor y del parpadeo de los ojos.

Cuando las imágenes que recibe el calculador de CFC indican el inicio de posible riesgo, se procede a avisar al conductor, que al recibir la información antes está en mejores condiciones para intervenir, incluso si han de actuar los sistemas activos lo podrán hacer con menos brusquedad.

Se mantiene el complemento de información aconsejando la parada para descansar si así lo considera el sistema de control de fatiga del conductor.



Detector de fatiga del conductor
Se representa en esta imagen un sistema de detección de fatiga del conductor que informa de las actuaciones sobre la dirección mediante el sensor de giro en el volante de dirección. También dispone de cámara de vídeo controlando los movimientos del conductor para detectar los síntomas de falta de atención lo antes posible. Se representa también el aviso acústico de llamada de atención al conductor y la información de parada a descansar aconsejable.

Además este automóvil dispone de dos cámaras de vídeo delanteras que “leen” las líneas del carril, si alguna rueda delantera se acerca en exceso a la línea de su lado avisa al conductor para que intervenga, y se puede iniciar la autocorrección activa sobre el volante de dirección según el equipamiento disponible.

Estas cámaras de vídeo corresponden al sistema de control de salida de carril. Este sistema, el de detección de fatiga del conductor y otros más relacionados con el mantenimiento de la trayectoria y riesgo de impacto, interaccionan entre sí para facilitar la labor al conductor además de pre avisarle de situaciones de riesgo, que incluso pueden corregir parcial o totalmente.


Este conjunto de ayudas a la conducción ADAS forman parte del contenido tecnológico del coche autónomo.

Fuente: autastec.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario