domingo, 4 de diciembre de 2016

LA ASOCIACIÓN NACIONAL DE COMERCIANTES DE VEHÍCULOS CONSIDERA QUE DICIEMBRE SE HA SALVADO POR EL CANAL DE EMPRESA, CUYO 30% SON MATRICULACIONES TÁCTICAS

Ancove resalta el escaso dinamismo del canal de particulares que perjudica a los concesionarios


Las ventas se están sustentando con un aumento del esfuerzo comercial en los descuentos de los concesionarios, lo que pone en peligro la continuidad de los más débiles desde el punto de vista financiero.


Los fabricantes deberían ajustar los objetivos que imponen a sus redes a la realidad de un mercado que no acaba de despegar

La Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos, Ancove, expresa su preocupación por la evolución de las matriculaciones de turismos y todo terrenos de los últimos meses. Aunque en el mes de noviembre ha aumentado un 13,5%, uno de los mejores registros de un este mes de los últimos años, el análisis por canales sigue mostrando un mercado artificialmente sostenido. Así, el de particulares, que garantia la viabilidad de los comerciantes a los que representa Ancove, ha crecido un 3,9%, en una clara tendencia descendente dada que en la media del año el crecimiento es del 7,3%.

Ancove apunta que esta ralentización del canal de particulares pone de manifiesto la necesidad de medidas estructurales. Por otro lado, la asociación de comerciantes considera que las ventas a particulares de este mes se han sustentado con el esfuerzo comercial de los concesionarios, mermando la rentabilidad de estos establecimientos.

Respecto al canal de empresas, Ancove quiere dejar constancia de que apenas la mitad de las compras corporativas (directas y parte de renting) se realizan en los concesionarios. Sólo el 30% son compras directas en las redes realizadas por pymes y autónomos, concentradas además en los concesionarios más grandes. Otro tercio son matriculaciones tácticas de los propios concesionarios o las marcas (automatriculaciones para demos y cortesía, kilómetros cero, exportaciones…) que suponen un coste para los concesionarios y el restante 40% son ventas a través de renting, muchas de las cuales son realizadas directamente por las marcas. Por tanto, el canal de empresas, el más dinámico del mercado, no aporta mucho volumen a los concesionarios,

Igual sucede con las compras del rent-a-car, que aunque en diciembre suponen apenas 7.000 unidades, ha crecido un 49% (unas 3.500 unidades más que noviembre de 2015), dejando igualmente fuera a los concesionarios.

“Las marcas deberían ajustar los objetivos que imponen a sus redes a la realidad de un mercado que no acaba de despegar. En definitiva, los rappel que obtiene los comerciantes por cumplir objetivos determinan en gran medida su rentabilidad, dado que los márgenes por la venta de vehículos nuevos y las operaciones en los talleres pesan cada vez menos en la facturación. Además, buena parte de los descuentos que ofrecen las marcas a sus concesionarios están ligados a operaciones realizadas con las financieras propias, más cicateras que otras financieras ligadas a entidades bancarias”, declara Elías Iglesias, presidente de Ancove.


En este sentido, la Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos llama a las marcas a reflexionar sobre las políticas que mantiene con sus redes y al Gobierno reitera la necesidad de poner en marcha un plan que fomente el crecimiento del mercado por parte de los particulares, verdadero pulmón del sector.