viernes, 13 de julio de 2018

LA UE UNIFICA EL ETIQUETADO DE LAS GASOLINERAS A PARTIR DEL 12 DE OCTUBRE


El diésel, la 95 y la 98 dejarán paso a otras denominaciones que se implementarán en los 28 Estados miembros, los países del EEE (Islandia, Liechtenstein y Noruega) y también en Macedonia, Serbia, Suiza y Turquía


Un cuadrado para el gasóleo, un círculo para la gasolina y un rombo para los combustibles gaseosos. A partir del 12 de octubre, y tras la entrada en vigor de la nueva normativa europea UNE-EN 16942 que unifica el etiquetado del repostaje, estos nuevos símbolos sustituirán al diésel, la 95 y la 98 en las gasolineras de más de una treintena de países (los 28 Estados miembros, los países del EEE –Islandia,

Liechtenstein y Noruega– y también en Macedonia, Serbia, Suiza y Turquía).


De esta forma, las gasolinas pasarán a llamarse E5, E10 o E85; el diésel, B7, B10 o XTL; y los gases, H2 (hidrógeno), CNG (Gas Natural Comprimido) o LPG (Gas Licuado de Petróleo).






Pero, ¿qué significan estos códigos? Para facilitar la comprensión a los consumidores, los fabricantes de vehículos europeos y a los sectores europeos del refino y suministro de combustibles petrolíferos han redactado un documento explicativo que ha sido traducido al español por Anfac (fabricantes de automóviles), Anesdor (sector de las dos ruedas), AOP (operadores de productos petrolíferos) y UPI (operadores de productos petrolíferos sin capacidad de refinos).

Así, en las etiquetas circulares que representan la gasolina, el contenido máximo de biocombustible se designa como Exx, donde E significa “etanol” y xx representa el volumen máximo de etanol que se recomienda utilizar en el vehículo y que estaría disponible en el surtidor.

En la figura anterior, E5 significa que el vehículo puede utilizar gasolina que contenga hasta un 5 por ciento de etanol, y E10 significa que el vehículo puede utilizar gasolina que contenga hasta un 10 por ciento de etanol. La E para “etanol” es una abreviatura para indicar que la gasolina puede contener etanol y/u otros compuestos oxigenados hasta una cantidad máxima.

Por otro lado, en las cuadradas que representan el gasóleo, la información sobre el contenido en biocombustible se designa como Bxx, donde B significa biodiésel y xx es el volumen máximo de biodiésel que se recomienda utilizar en el vehículo y que estaría disponible el surtidor. Así, en la figura anterior, B7 significa que el vehículo puede utilizar gasóleo que contenga hasta un 7 por ciento de biodiésel, y B10 significa que el vehículo puede utilizar gasóleo que contenga hasta un 10 por ciento de biodiésel. La B para “biodiésel” es una abreviatura para indicar que el gasóleo puede contener biodiésel en forma de éster metílico de ácidos grasos (FAME) hasta el porcentaje máximo que se indique en la respectiva etiqueta.


Dentro del rombo que representa a los combustibles gaseosos, la información recogida en el interior de la forma puede ser hidrógeno (H2), gas natural comprimido, gas natural licuado o gas licuado de petróleo.

Los nuevos símbolos se situarán en las proximidades del tapón de llenado o de la tapa del depósito de los vehículos nuevos, en los manuales de usuario de estos automóviles, así como en los aparatos surtidores de las estaciones de servicio y en los concesionarios. Sin embargo, si el vehículo está matriculado con fecha anterior al 12 de octubre de 2018, los fabricantes no recomiendan colocar las etiquetas. En caso de necesitar un mayor asesoramiento, se recomienda ponerse en contacto con el distribuidor local.

Como ejemplo práctico, una vez entre en vigor la normativa, cuando los clientes vayan a repostar y abran el tapón de llenado de combustible en su vehículo, un identificador común será visible tanto en el vehículo como en el aparato surtidor y el boquerel, brindando una guía sobre el carburante que es compatible con su vehículo.

EVITAR POSIBLES ERRORES EN EL REPOSTAJE
Ante posibles confusiones que se puedan producir durante el proceso de adaptación de la normativa. en el documento se recuerda que el cuello de llenado de combustible de un vehículo de gasolina es más pequeño que el boquerel de un surtidor de gasóleo.

Esto ayuda a evitar que los clientes reposten gasóleo en un vehículo de gasolina, aunque es posible suministrar accidentalmente gasolina en el depósito de un vehículo de gasóleo a pesar de que éste cuente con la etiqueta “Diésel” en torno al tapón de llenado o de la tapa del depósito.

Los clientes son responsables de introducir el combustible correcto en sus vehículos (de gasolina o diésel).

Esta comunicación no aborda los casos en los que un cliente pueda repostar gasolina accidentalmente en su vehículo diésel. Las nuevas etiquetas y esta comunicación tan solo informan a los clientes sobre la idoneidad del uso de un combustible en un determinado vehículo.

OBJETIVOS
La medida, según el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, tiene como objetivo «mejorar la información a los consumidores debido a la variedad de combustibles existentes», lo que supondrá que estas etiquetas tendrán que estar visibles tanto en las estaciones de servicio como en los vehículos matriculados a partir de la puesta en marcha de la norma. Pero también busca como fin último «proporcionar un acceso más amplio en Europa a los combustibles alternativos».


Dado que se trata de una fecha de «obligado cumplimiento», tanto los fabricantes como las gasolineras comenzarán a introducir las etiquetas con antelación a esta fecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario