miércoles, 21 de junio de 2017

LOS COCHES DE LOS PUERTOS, PARA LA ESTIBA: COBRAN EL DOBLE QUE LA EMPRESA PRIVADA

El decreto ley aprobado recientemente entrega en exclusiva la manipulación de los automóviles a los estibadores pese a que la Ley de Puertos de 2010 les eximió de ello.

Los fabricantes contrataron en los puertos del norte a empresas privadas que cobraban la mitad por el mismo trabajo. A partir de ahora, volverán a depender de los estibadores.



En España se fabricaron en 2016 un total de 2,9 millones de vehículos, y de ellos, el 84% (2,4 millones) se exportaron por mar. Según los datos del Ministerio de Interior, esto se traduce en 45.500 millones de euros. Cifras solo por detrás de los bienes de equipo (maquinarias para producir bienes de consumo), 51.500 millones. La industria de automóviles es capital para los puertos españoles y viceversa, ya que este sector supone casi el 18% de las exportaciones del país, además de un millón de importaciones. El Decreto Ley de la estiba aprobado en mayo les va a generar más costes.

Fomento ha entregado a los estibadores la manipulación de los vehículos que entran y salen de España por mar, pese a que la Ley de Puertos de 2010 les eximió de ello. Desde ese año, Vigo, Santander y Pasajes contrataron personal externo para realizar esas funciones. Debido a la liberación del movimiento de mercancías portuarias para reducir costes que promulga la UE, el sector automovilístico esperaba ir ampliando este sistema al resto de puertos.

Pero las últimas modificaciones de la estiba han acorralado al sector del automóvil y han supuesto una total restricción. El manejo de los vehículos en los puertos vuelve a pertenecer exclusivamente a los estibadores, también en Santander, Vigo y Pasajes. Esto ocurre en un emplazamiento marítimo clave para las exportaciones a Francia, Alemania y Reino Unido, los países de Europa que acaparan más coches españoles junto a Italia. En 2016, se gestionó el transporte de casi un millón de vehículos desde Cantabria y Galicia.

De 5 a 10 euros

Esta modificación supone un aumento de los costes y perjudica la logística del transporte. Adolfo Randulfe, presidente de Anfac, siente que son "uno de los sectores más perjudicados por los cambios de la reforma" de la estiba. Porque la diferencia de precios entre los estibadores y las empresas privadas que manejaban los vehículos en los puertos es el doble.

Los puertos donde no se utilizaba la estiba para servicios complementarios tenían un coste de 5,7 euros por cada vehículo manipulado, casi la mitad de aquellos puertos donde los acuerdos locales obligan al uso de la estiba, se sitúa en 10,1 euros por cada coche. España exporta 9.000 automóviles al día y aunque desde la patronal de los fabricantes de vehículos prefieren ser "prudentes" a la hora de hacer números, afirman que esto "va a tener un impacto económico y subirán los costes. A ver cómo se refleja con el paso del tiempo, pero por los cálculos, será más caro".


La huelga ha afectado a los concesionarios

Los estibadores han realizado paros durante el miércoles y el jueves de esta semana y volverán a llevarlos a cabo en los próximos días. Una situación que se viene dando en los últimos meses y que suponen la pérdida de 12 millones de euros diarios, según los datos de Fomento. La huelga de 48 horas, con un seguimiento cercano al 100%, ha tenido su repercusión en decenas de concesionarios de la península.

Prueba de ello es lo que afirma José Antonio León, director de comunicación del grupo PSA: "La huelga está afectando de lleno al traslado de vehículos y esto nos hace cambiar los modos de transporte. Supone una logística más costosa y más lenta. Hay casos en los que se está viendo afectado el plazo de entrega a los clientes".

Esta huelga pone en jaque la competitividad del sector del automóvil respecto al resto de Europa. José Antonio León desea que "la actividad se normalice" y más allá de las reformas del decreto de la estiba y espera "una situación en la que haya más estabilidad y una mayor competitividad. Por tanto, el coste sea menor". Por el momento, se limita a pedir "que el conflicto se resuelva para que deje de perjudicar a los fabricantes, los concesionarios y los clientes".


Algo que refrendan desde la patronal (Faconauto). Raúl Morales añade que "los concesionarios nos han remitido quejas porque se está retrasando la entrega de coches a clientes". La descarga de los vehículos importados se ha visto afectada y espera que "se tomen soluciones o alternativas para que los concesionarios no se vean afectados de la misma forma en las próximas huelgas".

Fuente: Lainformación.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario