jueves, 29 de junio de 2017

CNAE: “LAS TASAS DE EXAMEN SON PARA RECIBIR UN SERVICIO, NO PARA ENGROSAR LAS ARCAS DEL ESTADO”

“Los responsables de la DGT en 2015, que son los mismos que hay ahora, no han movido ficha ante la Función Pública después de dos años”.

“Entendemos los motivos de la huelga. Pero no la podemos apoyar porque va en contra de los intereses de los ciudadanos que necesitan obtener el permiso de conducir”.



“La incompetencia de los políticos y de las autoridades del Estado nos está perjudicando enormemente. El examinador, como funcionario, tiene asegurado su puesto y su salario, pase lo que pase. Nosotros tenemos que seguir haciendo frente a facturas, nóminas, seguridad social, seguros, impuestos… y eso es muy difícil si no podemos dar las clases”.
 José Miguel Báez, presidente de CNAE ha manifestado en una emisora de Tenerife que la huelga “obedece a que la Administración no ha cumplido lo que prometió hace dos años, en 2015, a los examinadores. Es así de sencillo. Que no me digan que en dos años no ha habido tiempo de arreglar las cosas. Han toreado a los examinadores”.

Báez, que afirma haber leído ese documento escrito y firmado al que se hace referencia, insiste en que durante 2016, “los responsables de la DGT, que son los mismos que hay ahora, no movieron ficha ante la Función Pública para arreglar este problema. Es una verdadera vergüenza que hayamos llegado a esta situación”.

Desde CNAE entienden y comprenden los motivos que han llevado a los examinadores a la huelga. “Pero no podemos apoyarla porque va en contra de nuestros intereses, como empresas,  microempresas y empleados. Y también perjudica a los miles de ciudadanos que necesitan el carné de conducir”, subraya el presidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas.

En este sentido, Báez explica la gravedad de los perjuicios que se están ocasionando: “La falta de examinadores perjudica a los aspirantes para obtener el permiso. Éstos se ven obligados a interrumpir su preparación, invierten una mañana de trabajo o estudio en acudir al punto de examen y se llevan el chasco, porque regresan sin haber hecho la prueba y sin saber cuándo se podrán presentar de nuevo”.

Los aspirantes al permiso de conducir están pagando por adelantado las tasas de examen, que actualmente son de unos 90 euros. “Esta tasa es para recibir un servicio, no para engrosar las arcas del Estado” apuntan desde CNAE.


“La incompetencia de los políticos y de las autoridades del Estado nos está perjudicando enormemente. El examinador, como funcionario, tiene asegurado su puesto y su salario, pase lo que pase. Nosotros tenemos que seguir haciendo frente a facturas, nóminas, seguridad social, seguros, nominas, impuestos… y eso es muy difícil si no podemos dar las clases que es nuestro único medio de obtener ingresos”, subraya José Miguel Báez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario