viernes, 16 de diciembre de 2016

EL TRAJE DE CONDUCCIÓN CON RESACA MUESTRA LOS RIESGOS DE CONDUCIR DESPUÉS DE UNA NOCHE DE FIESTA

Conducir después de una noche de juerga, como una fiesta navideña, puede ser tan peligroso como conducir bajo los efectos del alcohol
Aunque no se supere la tasa de alcoholemia permitida, los efectos de la resaca son igual de debilitantes
El traje de conducción con resaca de Ford simula la sensación de cabeza palpitante, el cansancio y la debilidad



El traje forma parte del programa global de cursos de formación gratuitos para jóvenes conductores Ford: Conduce tu vida





 Conducir bajo los efectos del alcohol es uno de los mayores tabús de la sociedad, pero salir a la carretera después de una noche de juerga puede ser igual de peligroso.

Con tanta gente bebiendo más alcohol de lo habitual durante el periodo navideño con amigos, familia y compañeros de trabajo, la Navidad es un momento crítico tanto para conductores como para peatones.

Es ahí donde entra en juego el traje de conducción con resaca. Con un peso de más de 17 kilos, está compuesto por un chaleco especial, pesas de muñeca y tobillo, gorra, gafas y unos auriculares. Todos estos elementos combinados simulan los síntomas clásicos de fatiga, mareo, sensación de cabeza palpitante y dificultad para concentrarse.

En Europa, los estudios muestran que el alcohol es un factor que interviene en accidentes de tráfico*. En España, 12 de cada 100 conductores circulan tras haber ingerido drogas o alcohol**. Ford, con el objetivo de alertar de posibles riesgos, encargó el traje de conducción con resaca al prestigioso Instituto Meyer-Hentschel de Alemania.

"Hay mucha presión social para evitar que quienes estén tentados de conducir bajo los efectos del alcohol después de una noche de fiesta se lo piensen dos veces. Pero muchas veces, quienes conducen al día siguiente viajan solos", cuenta Jim Graham, director de Ford: Conduce tu Vida***. El traje de conducción con resaca muestra lo mucho que puede debilitar al conductor ponerse al volante al día siguiente de consumir alcohol y el riesgo que conducir en ese estado puede representar para todos los usuarios de la carretera".

Incluso cuando los conductores no superan la tasa límite de alcohol permitida, siguen representando un riesgo que puede ser tan alto como el que suponen los conductores que conducen bajo los efectos del alcohol, ya que son conductores con déficit de sueño, algo que afecta a sus tiempos de reacción.

Ford, a través de su programa Ford: Conduce tu Vida, ofrece cursos de conducción gratuitos a conductores jóvenes. A finales de 2016, este programa habrá facilitado formación teórica y práctica a más de 20.000 conductores de 13 países europeos. Anterioremente, Ford ya había colaborado con el Instituto Meyer Hentschel para producir un traje de conducción bajo los efectos del alcohol y un traje de conducción bajo los efectos de las drogas.



"Realizamos muchos estudios, incluido un análisis de nuestras propias habilidades después de una noche de consumo de alcohol social", cuenta Gundolf Meyer-Hentschel, consejero delegado del Instituto Meyer-Hentschel. "Para el traje de conducción con resaca hemos incluido unos auriculares que recrean la sensibilidad aumentada al sonido, así como las experiencias acústicas típicas de una migraña. Además, una pieza especial para la cabeza, junto con las gafas, simula la sensación de mareo y de dolor de cabeza".

Entre aquellos que ya han probado el traje en primera persona está el doctor Richard Stephens, profesor de Psicología de la Universidad Keele del Reino Unido, investigador de alcohol experto en la resaca.


"Muy a menudo, la gente no se da cuenta hasta qué grado la resaca afecta a las habilidades principales para hacer cualquier cosa", asegura el profesor Stephens. "El traje de conducción con resaca llama la atención sobre ese tema de manera directa y ruidosa".

No hay comentarios:

Publicar un comentario