domingo, 21 de abril de 2019

CEDA EL PASO


LA LUNA Y LAS FIESTAS MOVIBLES


La Luna es el único satélite natural que orbita alrededor de la Tierra. Por la cercanía a nuestro planeta, su gravedad ejerce una influencia determinante en las mareas de los océanos; y las diferentes fases lunares —nueva, cuarto creciente, llena y cuarto menguante— tienen una estrecha relación con los ciclos biológicos de ciertos animales y de algunas plantas… Fenómenos corroborados científicamente… Y tan ciertos como que la celebración de la Pascua varía de fecha cada año, porque está basada en el calendario judío que se calcula de acuerdo a dos ciclos: el lunar y el solar… Este asunto lo trataremos en el epílogo del artículo… Ahora, vamos a hablar del llamado efecto lunar.




Se conoce como efecto lunar el concepto utilizado para denominar la correlación que existe entre las distintas fases de la Luna y el comportamiento humano. Efecto que algunos se empeñan en demostrar y otros, en desmontar. Muchas matronas defienden esta idea con datos de su propia experiencia en la atención de los partos y en el seguimiento del ciclo menstrual… Puede que les falte rigor científico, pero no deja de tener su encanto. Por otro lado, existen estudios que ofrecen su apoyo a la teoría de un aumento de los trastornos de ansiedad, los ingresos hospitalarios, el insomnio, los homicidios… en las noches de luna llena. Como de cada uno de esos estudios aparece una réplica en su contra, convengamos que no deja de ser un misterio que se viene debatiendo desde hace siglos, y que lo traemos aquí porque, al parecer, el enigmático plenilunio aumenta el riesgo de padecer un accidente de moto.


Según un estudio publicado por “The BMJ”, revista médica semanal del Reino Unido, el riesgo de sufrir un accidente de moto es mayor en las noches de luna llena. Al menos, así ocurre en Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y Australia, lugares sometidos al estudio que concluye advirtiendo del incremento de riesgo si la luna llena se convierte en superluna —más grande y más brillante, porque coincide la luna llena con un mayor acercamiento del satélite a la Tierra—… ¿El estudio de “The BMJ” es científico? Según la revista, son observaciones basadas únicamente en datos estadísticos. Ya sabemos que la misteriosa Luna es de por sí juguetona y poco amiga de la rigurosidad científica.

Lo cierto es que el número de accidentes, en los lugares mencionados en el párrafo anterior, arrojó el siguiente resultado: 8,64 accidentes mortales en las noches de cuartos y novilunio; 9,10, en las noches de luna llena y 10,82, en las noches con superluna… Pero esos resultados conllevaron una aclaración por parte la revista, y es que todas las muertes se podrían haber evitado con un comportamiento diferente. O sea, más atención al tráfico, y menos embeleso con la belleza y el embrujo de la Luna.

Vamos, ahora, con las fiestas movibles. Como todos sabemos, los 12 meses del año solar suman 365 días y los bisiestos, 366 —cada cuatro años—. Como el ciclo lunar tiene una duración de 29,5 días y la suma de 12 ciclos son 354, se produce una diferencia de 11 que es la culpable de que las fases lunares no coincidan con los meses solares… Por ese motivo las lunas cambian de un año para otro, y las fiestas que se rigen por el calendario “lunisolar”, también cambian. Estos cálculos son mucho más complejos, pero, como decimos otras veces, no pretendemos hacer un estudio riguroso en este espacio.

Como hoy termina la Semana Santa, creo que es el momento adecuado para recordar de qué forma se producen esos cambios.

El día central para calcular la Pascua y la Cuaresma es, precisamente, hoy… Domingo de Resurrección. ¿Y cómo se calcula? El mes judío de Nisán corresponde al tiempo que transcurre desde el 22 de marzo al 25 de abril. Pues bien, la primera luna llena de ese mes, llamada primera luna de primavera, aunque la estación primaveral comienza el 20 o el 21 de marzo, determinará que el domingo que sigue a su aparición será el Domingo de Resurrección. Este año, esa la luna llena llegó el Viernes Santo, 19 de abril; y su tardanza fue debida a que el día 21 de marzo —un día anterior al comienzo de Nissan—, tuvimos plenilunio.

Tomando el Domingo de Resurrección como eje central, vamos a enumerar otras fiestas que también son movibles. Son anteriores a esta fecha: los carnavales, el entierro de la sardina —termina el carnaval—, el Miércoles de Ceniza —comienza la Cuaresma—. Son posteriores a la Resurrección: Pentecostés con la romería de El Rocío —50 días después—, el Corpus —60 días después—… y las que se quedan en el tintero.

Con mis mejores deseos, saludos cordiales.

Fernando Monge
21/abril/2019
Sus comentarios, opiniones o vídeos serán muy bien acogidos en mi dirección de correo:
fmongef@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario