sábado, 5 de agosto de 2017

LA ROTONDA DE VERANO



DISFRUTAR CON RESPONSABILIDAD


 No disfrutamos de nuestros hijos lo que quisiéramos. El trabajo nos embarga prácticamente todas las horas del día, aunque, el fin de semana se convierta en un probable colchón para desquitarnos hasta que no llegan las vacaciones de verano, no tenemos la oportunidad de disfrutar de la compañía de nuestros hijos y de compartir con ellos más de una aventura.

 Que no seamos incapaces de decir “no” no significa que no hagamos de padre y no de “amiguetes” cuando estamos con ellos. Tenemos la oportunidad de disfrutar con ellos y de realizar una labor pedagógica (tan denostada últimamente) mientras disfrutamos de su compañía, ya sea con un balón de por medio, (no solo del fútbol vive el hombre) o de un paseo en bici, en el ciclomotor o motocicleta.
Me consta, que como adultos que somos, sabemos ¿quién es el paquete más frágil?

Actualmente es común ver ciclistas y motoristas con sus hijos a bordo. Por la propia seguridad del conductor y sus pequeños pasajeros, es necesario conocer y respetar las normas específicas del transporte de menores sobre dos ruedas.

El Reglamento General de Circulación establece que un conductor mayor de edad puede transportar en bicicleta a un menor de hasta siete años, que debe llevar casco e ir en un asiento adicional homologado.

 Respecto a los ciclomotores y las motocicletas, un niño tiene permitido viajar de pasajero siempre que sea mayor de 12 años, utilice casco protector, y vaya sentado a horcajadas en el asiento detrás del conductor con los pies apoyados en los reposapiés laterales. Excepcionalmente”, la norma permite a los mayores de siete años viajar en motocicletas y ciclomotores, siempre que vayan conducidos por su padre, madre, tutor, o por una persona mayor de edad autorizada. Naturalmente, deberán llevar casco e ir sentados de forma adecuada.

De vez que cuando, no está nada mal repasar la legislación vigente para estar al día de la nueva normativa de seguridad que nos advierte de los cuidados y los puntos de atención que tenemos que tener en cuenta a la hora de disfrutar de nuestro hijos realizando algo tan simple y sencillo como es pasear en un vehículo de dos ruedas.

Qué conste, que no he pronunciado la palabra SANCIÓN o MULTA, solo RESPONSABILIDAD.

Cómo llevar a un niño en moto
Ç
Manejar una moto con un niño de 'paquete' no requiere una conducción especial, solamente tomar ciertas precauciones acordes a la fragilidad de nuestro acompañante:

1. Menos fuerza. Los niños no tienen la misma capacidad de agarrarse al conductor. Un asiento para niños, o al menos un respaldo –existen baúles que lo llevan incorporado–, puede ser un accesorio muy recomendable.
2. Cuidado con las inercias. Las arrancadas en moto pueden ser bruscas: si hay un niño detrás, mucho tacto con el embrague, el gas y el freno.
3. Apoyos. La norma establece que el niño debe ir bien apoyado, a horcajadas y con los pies en los estribos para evitar que caiga hacia los lados.

CONCLUSIÓN:

Disfrutar de nuestros hijos y de su compañía, compartir pocos momentos de ocio, nos hacen ser más responsable si cabe, protegiéndonos y protegiéndolos de posibles accidentes que se pueden dar.

Es verdad, “que ningún padre quiere hacerle daño a su hijo conscientemente”, pero, a veces actuamos con una falta de responsabilidad hacia ellos, solo por no contrariarlos.

En estos días, allá donde se encuentre de vacaciones, estoy seguro en la playa o en la montaña, o allí, en el camping, la imagen que verán a menudo, es esa foto fija, donde el padre o padres, van con sus hijos paseando en la bici, contraviniendo todas las normas de seguridad habida y por haber. 

¿A que juegan? Son conscientes  de su actitud para con sus hijos, por consiguiente por ellos mismos. Es evidente que no.
 Por eso, nuestra reflexión de hoy: disfrutar de los nuestros con precaución, y disfrutaremos al cien por cien de nuestras actividades.

 Y lo que puede ser un día con sobresaltos, será un día espléndido, donde al final podremos brindar con ellos con un refresco.

Y nosotros, sí no vamos a conducir más, con un BOTELLÍN BIEN FRESQUITO, o un tinto de verano.
Lo importante es pasarlo bien.
Ese es nuestro deseo de hoy  para todos vosotros.

 PpBejarano
Publicado 5 de Agosto de 2016