sábado, 19 de agosto de 2017

DAIMLER APUESTA POR EL TAXI ELÉCTRICO VOLADOR E INVIERTE EN VOLOCOPTER



El grupo automovilístico alemán Daimler, junto con la firma tecnológica Lukasz Gadowski y otros inversores, ha alcanzado un acuerdo para ofrecer financiación por 25 millones de euros a la empresa Volocopter, dedicada al desarrollo de multicópteros eléctricos de despegue vertical para el transporte de personas y mercancías.



Según informó la empresa en un comunicado, esta inyección de capital le permitirá mejorar su tecnología de dispositivos voladores eléctricos de despegue vertical, así como acelerar el proceso de lanzamiento en serie del Volocopter y también "conquistar" el mercado de taxis voladores.

"La nave, segura, silenciosa y respetuosa con el medio ambiente, con capacidad para transportar a dos personas, revolucionará la movilidad en las metrópolis", aseguró la empresa, que tiene intención de realizar en Dubái durante el último trimestre del año las primeras demostraciones de un taxi aéreo autónomo.

El director general de Volocopter, Florian Reuter, indicó que el sólido compromiso financiero de sus socios representa una señal y una prueba del aumento de la confianza del nuevo mercado emergente de los taxis eléctricos voladores de arranque vertical.

"Somos líderes mundiales en el desarrollo de vehículos de transporte aéreo de despegue vertical", explicó Reuter, al tiempo que se mostró "muy satisfecho" con la participación de Daimler y de Lukasz Gadowski.

Dubái, el 'alumno' aventajado
Dubai tiene intención de que el 25% de su transporte total de pasajeros esté vinculado a la movilidad autónoma para 2030. Por ello, decidió adquirir una flota de 200 Tesla que implantarán un servicio de taxis sin conductor, y, a fin de extrapolarlo al tráfico aéreo, el pasado mes de febrero anunció la llegada para este verano de EHang 184, un vehículo de 1,5 metros de largo y 440 kg de peso formado por cuatro patas y ocho hélices que le posibilitan volar a una altura de hasta 700 metros.

Este tipo de movilidad se ha erigido en la gran alternativa para acabar con los atascos por carretera en los años venideros. De hecho, la holandesa PAL-V ya comercializa su primer coche volador, mientras que otras como Geely, matriz de Volvo, preparan su despegue en este campo con la compra de Terrafugia. Toyota, Uber y Airbus son algunas del resto de grandes entidades que están trabajando en sendos vehículos que sobrevolarán las grandes ciudades, previsiblemente, en la próxima década.