sábado, 7 de julio de 2018

LA ROTONDA


RELOJ, NO MARQUES LA HORA



Lo que es importante para unos en vacaciones no lo es para otros y viceversa. Aunque el objetivo primordial es desconectar: dejar las responsabilidades durante unos días, el trabajo, los estudios o aquello en lo que habitualmente tenemos puesto nuestros cinco sentidos. Incluso, si usted es de los privilegiados que trabaja en lo que le gusta y pasa la mayor parte del tiempo disfrutando de lo que hace, también usted necesita descansar. Por lo tanto, lo importante es cambiar el ritmo de vida durante unos días y hacer, dentro de las posibilidades de cada uno, realmente lo que le apetezca.

La playa, la montaña o viajar para descubrir lugares ignotos o algo más sencillo visitar esas ciudades del mundo donde poder retratarse con los tesoros más increíbles: pirámides, edificios, museos, cataratas o las obras pictóricas y escultóricas más famosas del planeta.


Sumergirse en la lectura de aquel libro que quiso leer, pero no pudo por falta de tiempo.  Practicar deportes, visitar a la familia que hace tiempo que no ve. Hablar con los amigos, disfrutar de las exquisiteces gastronómicas no habituales.

En definitiva, cambiamos el ritmo de nuestra vida y paramos por unos días el reloj o dejamos que no suene.

Descansamos y disfrutamos con responsabilidad, solo cambiamos nuestra rutina por otros placeres transitorios.

 Es verdad que, mientras disfrutamos de nuestros días de descanso vacacionales, todo no es de color de rosa, pero no por nuestra culpa, a veces, el hotel que hemos elegido no cubría nuestras expectativas o la comida en aquel lugar no era de nuestro agrado.

Es verdad que por practicar un deporte, no estábamos especialmente preparados y nos produjo una lesión. En fin, cuando nos relajamos tanto, estamos expuestos a una serie de accidentes domésticos, la mayoría de las veces  simples anécdotas  que pudimos contar a la vuelta.

Pero me he quedado perplejo con los datos de “Hábitos de conducción 2018” elaborado por el Observatorio Español de Conductores, que señala que el 74% no para el tiempo recomendado cuando viaja, y el 14% hace un viaje largo sin descanso. Además, una cuarta parte reconoce coger el coche después de haber bebido alcohol.

Los hombres, especialmente con edades comprendidas entre los 35 y 55 años, son los que presentan peores hábitos de conducción. En general, se perciben "actitudes más responsables" por parte de las mujeres y los conductores de más edad.

Parar a descansar, aprovechar para estirarse y beber un refresco mejora la atención del conductor de forma que el tiempo de respuesta es un 26% más rápido.

Con la llegada del verano se inicia la época del año en la que se produce un mayor número de viajes y, unido a ello, también un mayor número de accidentes. Se esperan cerca de 90 millones de desplazamientos, el 70% de ellos de larga distancia. Entre julio y septiembre, los conductores españoles recorrerán de media alrededor de 1.000 kilómetros y más de un 15% superará los 4.000 km. Estos datos hacen necesario, un año más, recordar la importancia de adoptar buenos hábitos al volante y prevenir la fatiga.
Por Comunidades Autónomas, destaca Aragón, donde casi un tercio de los encuestados dice hacer el viaje del tirón, seguido de Andalucía (21%) y Castilla La Mancha (19%). Por el contrario, los de Murcia (un 6% no paran), Madrid (9%) y Galicia (9%) se sitúan por debajo de la media. En términos generales, tres cuartas partes de los conductores no hacen las paradas que serían recomendables.

Para evitar la aparición de la fatiga, hay que tener en cuenta que conocer los síntomas es la mejor forma de prevenirla. En los largos desplazamientos hay que recordar tres reglas básicas: parar al menos cada 2 horas, estirarse y aprovechar para beber un refresco, para mantener el tono físico y la capacidad de atención.

Ponte en carretera descansado: duerme un mínimo de 7 horas e intenta evita viajes después de terminar tu jornada laboral.

Viajar de forma cómoda reduce la fatiga, ajusta bien el asiento (banqueta y respaldo), el reposacabezas y haz un reglaje en profundidad y altura del volante.

Tómate la conducción de forma relajada y no intentes recuperar el tiempo perdido tras un atasco. El objetivo es llegar, y llegar bien.

No bajes la vigilancia en los kilómetros finales, ya que muchos accidentes se producen en estos momentos.

Durante el viaje, descansa cada dos horas o 200 kilómetros, y aprovecha para hacer unos estiramientos para recuperar el tono físico. Reduce este plazo si viajas de noche.

Mantente hidratado, ya que la falta de líquidos provoca, entre otras cosas, una reducción de la atención, dolor de cabeza y cansancio muscular.

Cuando pares, toma una bebida refrescante ya que, además de hidratarte, ayudará a despejarte y mejora los niveles de atención. Un refresco es tu mejor combustible...

Quita la sed, no los puntos.

Si hay algo durante las vacaciones que dependen de ti, sé responsable y hazlo. Sobre todo, cuando vayas a conducir.
Recuerda que lo importante es llegar, pasarlo bien y volver con el placer de haber disfrutado de unas magníficas vacaciones.

Recuerde lo que dijo Sócrates:

"Los ratos de ocio son la mejor de todas las adquisiciones"

Feliz semana, con afecto,

Pepe Bejarano.
7 DE JUNIO 2018
todomotorsevilla@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario