viernes, 9 de diciembre de 2016

LOS CITROËN C4 PICASSO, GRAND C4 PICASSO Y CITROËN C-ELYSÉE, MODELOS “MADE IN SPAIN” PARA UN SERVICIO DE TAXI DE CALIDAD

Citroën dispone de tres modelos fabricados en España, los Citroën C4 Picasso, Grand C4 Picasso y C-Elysée, homologados para realizar el servicio de taxi en las ciudades de Madrid y Barcelona.
Por sus prestaciones, volumen de maletero, equipamiento de seguridad y costes de mantenimiento, estos modelos son una opción muy competitiva para profesionales que exigen lo máximo a su vehículo.



El Citroën C-Elysée cuenta con la versión VTi 115 GLP Ferrosite, una transformación a GLP (Gas Licuado de Petróleo) con las ventajas medioambientales y el ahorro económico que esto supone.
El sector del taxi es uno de los más exigentes en cuanto a lo que requiere de un vehículo. Confort de marcha, comodidad a bordo, habitabilidad, rendimiento, eficiencia… Todos estos atributos son imprescindibles para los profesionales del sector y suponen un reto. Consciente de estas necesidades, Citroën cuenta con algunos de sus modelos “Made in Spain” más icónicos y de referencia adaptados para el uso como taxi: los C4 Picasso, Grand C4 Picasso y C-Elysée que fueron protagonistas en la reciente Feria del Taxi de Madrid.

El C4 Picasso, el monovolumen líder del mercado, se define por la fiabilidad, robustez, confort y la tecnología más avanzada al servicio de la seguridad y el medio ambiente. Está pensado para brindar la mejor experiencia a bordo tanto al profesional como a los pasajeros. Su gran porcentaje de superficie acristalada permite una óptima luminosidad y visibilidad interior. Respecto a la comodidad, con un amplio espacio para las rodillas, los pasajeros pueden ir sentados con amplitud.

En muchas ocasiones, el taxi –especialmente si cubre zonas como aeropuertos o estaciones de tren- tiene que tener las respuestas suficientes para transportar a los clientes, pero, además, debe acoger un gran número de bultos de todo tipo. En este sentido, el Citroën C4 Picasso es uno de los referentes de su segmento, ofreciendo el maletero más grande de su categoría. Un volumen de 537 litros, que llega hasta los 630 con la segunda fila de asientos adelantada, en el C4 Picasso y 643 litros, llegando hasta los 704 con la segunda fila adelantada, en el caso del Grand C4 Picasso.

Las ventajas del C4 Picasso no son sólo para clientes. También la persona que conduce verá satisfechas sus expectativas desde el punto de vista del confort. La visibilidad de este modelo es, también, un punto fuerte para quien conduce que, gracias a su parabrisas panorámico, controla la carretera con un gran ángulo de visión y puede anticipar la presencia de obstáculos o peligros.

El C4 Picasso dispone, además, de un importante equipamiento de conectividad, con una pantalla de 7” y Citroën Connect Radio (6 altavoces, Bluetooth, USB, toma Jack y audio streaming), así como tecnologías de seguridad y ayuda a la conducción como el regulador y limitador de velocidad programables, el indicador de descanso recomendado (Coffe Break Alert), la ayuda a la salida en pendiente (Hill Assist), o la ayuda al estacionamiento trasero, entre otros. Todo ello con la eficiencia y las prestaciones de los motores BlueHDi 100, BlueHDi 120 y BlueHDi 150. Los dos últimos pueden, además, ir asociados a la caja automática EAT6.

Por su parte, el Citroën C-Elysée, la berlina tricuerpo de Citroën, también traslada al taxi sus ventajas producto, como su enorme espacio de maletero, de 506 litros, y su habitabilidad, lo que le permite disponer de un gran éxito en esta profesión.

De serie, ofrece equipamientos como la Citroën Connecting Box (kit manos libres Bluetooth, toma audio y USB) o el limitador y regulador de velocidad y, según versiones, ayuda al estacionamiento trasero, entre otros.

El C-Elysée está homologado como taxi en el motor diésel Blue HDi 100, y en la versión VTi 115 GLP Ferrosite, una transformación a GLP (Gas Licuado de Petróleo) con las ventajas medioambientales y el ahorro económico que esto supone.


Por otra parte, también está previsto incorporar el Citroën SpaceTourer a la oferta para taxis.