martes, 12 de enero de 2021

HYUNDAI MINI '45' EV

 



Dentro del proyecto 'Little Big e-Motion' (Pequeñas Grandes e-Mociones), Hyundai ha desarrollado un mini vehículo eléctrico para ayudar a los pacientes de pediatría que tienen que someterse a operaciones oa terapias estresantes en los hospitales infantiles.

Este pequeño coche eléctrico, basado en el prototipo '45' de Hyundai, utiliza la tecnología de Control del Vehículo Adaptado a las Emociones (EAVC) para tranquilizar a los pequeños pacientes en el trayecto que va desde su habitación hasta el quirófano o las salas de tratamiento. El vehículo, desarrollado en Corea, ha viajado hasta Barcelona para llevar a cabo una primera experiencia piloto en el Hospital Infantil SJD de Barcelona, ​​donde ya está a disposición de los más pequeños.

Conscientes de la importancia de este proyecto para el bienestar de las personas, en Hyundai han querido cuidar hasta el último detalle tanto del desarrollo del mismo como del transporte del prototipo a Barcelona. Perfectamente protegido, el mini-EV 45 ha llegado a la Ciudad Condal en avión para ponerse a disposición del personal sanitario, que lo ha acogido con los brazos abiertos. Y es que, como explica Joan Sánchez de Toledo, jefe del departamento de Cardiología Pediátrica del Hospital Infantil SJD, “el hospital está muy emocionado de tener una tecnología de este tipo disponible para los niños. Cambiará drásticamente la forma en la que los pacientes afrontarán las terapias ”.

La tecnología EAVC inteligencia utilizada para su funcionamiento está basada en artificial, que gestiona el comportamiento del vehículo en función de la información que recibe del entorno y del paciente. Para ello, monitoriza las expresiones faciales del niño y la frecuencia cardíaca y respiratoria. El sistema combina estos datos con información del vehículo, como la velocidad, la aceleración, el ruido y la vibración. En función de estas lecturas, el coche controla de manera activa todos los sistemas que tiene una disposición, como la iluminación, el climatizador, la música y el dispensador de fragancias.

El objetivo no es otro que calmar al paciente y convertir un trayecto estresante en una experiencia agradable a bordo.

El sistema de reconocimiento de emociones utiliza una cámara que monitoriza el rostro del menor para identificar patrones emocionales. Si detecta signos de estrés, un cinturón de ejercicios de respiración envuelve su cuerpo y aplica un suave masaje para reducir la ansiedad. Asimismo, el acelerómetro y el medidor del ritmo cardíaco se aseguran de que el paciente está respondiendo bien a estos estímulos monitorizando las frecuencias cardíacas y respiratorias.

De manera paralela, la iluminación adaptada a las emociones se proyecta en verde, amarillo o rojo para mostrar el estado emocional del paciente. El vehículo también cuenta con un dispensador de aromas adaptado a las emociones, que rocía fragancias de manera sincronizada con la respiración, y un dispositivo que hace burbujas para celebrar los avances.

Este primer prototipo ha sido donado al Hospital Infantil SJD de Barcelona como paso previo a la extensión de su uso en otros centros para apoyar el tratamiento de los pacientes de pediatría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario