miércoles, 9 de agosto de 2017

COOPERACIÓN ENTRE HUMANOS Y ROBOTS: KLARA FACILITA LA PRODUCCIÓN EN AUDI



  • Expansión de la colaboración entre humanos y robots en los procesos de producción

Interacción segura entre operarios y máquinas sin necesidad de medidas adicionales de protección

Rápida implementación gracias a su integración en forma de módulos




 En la línea de montaje de los Audi A4/A5 en la factoría de Ingostadt los operarios pueden trabajar ahora en colaboración con nuevos robots sin necesidad de separación física protectora. Una cooperación entre humanos y máquinas que hace cada vez más realidad el concepto de factoría inteligente. La Aplicación de Adhesivos con la Asistencia de Robots, KLARA abreviado en alemán, se utiliza para la instalación del techo realizado en polímero reforzado con fibra de carbono (CFRP) en el nuevo Audi RS 5 Coupé. De esta forma, por primera vez Audi utiliza un robot en su planta principal para aplicar adhesivo en la línea de montaje final. Robots similares ya se están integrando en la producción de carrocerías en Ingolstadt y en Bruselas, así como en la línea de montaje de motores en Györ.

Como primer paso, un empleado coloca el techo de polímero reforzado con fibra de carbono en una mesa giratoria y lo inclina. La aplicación del adhesivo se activa manteniendo pulsado un botón. Un anillo iluminado indica cuándo KLARA ha finalizado el proceso de aplicación del cordón de adhesivo de más de cinco metros de longitud. En ese momento, el robot indica que el techo está listo para su instalación. El operario puede manipular el techo con un dispositivo especial para proceder a montarlo en la carrocería. El techo realizado en CFRP forma parte del equipamiento opcional del Audi RS 5 Coupé, y es significativamente más grande que sistemas de techo comparables, por lo que una persona no podría aplicar el adhesivo con la misma precisión y fiabilidad con la que lo hace KLARA.

A diferencia de otros robots convencionales, KLARA no requiere elementos separadores de protección, por lo que la zona de trabajo es la misma para el operario y para la máquina. Esto permite ahorrar espacio en la línea de montaje y permite una mayor integración de los robots en la línea de producción. Con cooperaciones entre humanos y máquinas como esta, la seguridad de los empleados es un aspecto de máxima prioridad para Audi. El operario está en su zona de control, inicia la aplicación del adhesivo y puede detener el proceso en cualquier momento. Los sensores en el brazo del robot reconocen si en algún momento entran en contacto con algún humano, y en caso de peligro detienen automáticamente su movimiento. KLARA también indica cualquier posible peligro mediante un anillo que se ilumina en color rojo si existe algún problema.

Todos los componentes del equipo se ensamblaron previamente en una placa base, lo que permitió instalar KLARA y poner el robot en funcionamiento en poco tiempo, y sin interferir con el resto de la línea de montaje. Una solución alternativa para la aplicación de adhesivo a los nuevos techos sólo habría sido posible con un esfuerzo y unos gastos considerablemente más elevados.