viernes, 12 de mayo de 2017

HÅKAN SAMUELSSON, CEO DE VOLVO: «LA INDUSTRIA DEL AUTOMÓVIL DEBE ADAPTARSE A LAS NUEVAS DEMANDAS DE LOS CONSUMIDORES»

«La industria del automóvil debe cambiar para adaptarse a las nuevas demandas de los consumidores», afirma el CEO de Volvo en una conferencia en la ONU

Volvo Cars, el fabricante de vehículos premium, está actualizando su modelo de negocio para adaptarse a un mundo en constante cambio y,el resto de la industria, en su opinión, debería seguir la misma estrategia. Este es el mensaje que Håkan Samuelsson, presidente y director ejecutivo de Volvo Cars, transmitió en la reunión bianual de la Red Nórdica del Pacto Mundial de la ONU en Gotemburgo.


Esta reunión, que se realiza bajo los auspicios de las Naciones Unidas, representa uno de los mayores encuentros de expertos nórdicos en sostenibilidad empresarial. Más de 190 delegados de 100 empresas y organizaciones se reúnen en la sede de Volvo Cars para hablar de cómo las empresas pueden apoyar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. Volvo Cars es uno de los miembros fundadores del Pacto Mundial de la ONU, la mayor iniciativa de sostenibilidad empresarial del mundo.

En su discurso inaugural como anfitrión, Samuelsson recordó a los delegados que las expectativas y demandas de los clientes están cambiando y que la industria tiene que adaptarse a este cambio. En su opinión, la sostenibilidad ha dejado de ser un mero trámite burocrático para convertirse en un factor esencial y en una excelente oportunidad de negocio para aquellas empresas que hagan las cosas bien.

«Nuestros clientes quieren vehículos más seguros, sostenibles y cómodos», dijo Samuelsson. «Tenemos la posibilidad de satisfacer esta demanda, convertirnos en una fuerza para el cambio y hacer crecer nuestro negocio al mismo tiempo. Estoy seguro de que nuestra próxima generación de vehículos totalmente autónomos, electrificados y conectados, contribuirá a que las ciudades del futuro sean más limpias, seguras y ordenadas».

Como ejemplo, destacó la importancia de la estrategia de electrificación de Volvo. «Conocemos las limitaciones del motor de combustión interna y sabemos que la sociedad desea un cambio», dirá Samuelsson. «Por eso nuestros objetivos sobre electrificación son tan ambiciosos. Nuestros compromisos no solo ayudarán a proteger el medio ambiente y harán la vida de las personas mejor y más segura, sino que también tienen sentido desde el punto de vista comercial».

La adaptación de Volvo Cars a esta nueva realidad pasa por integrar la sostenibilidad en su estrategia corporativa. Como parte de este programa, la empresa ha identificado nueve compromisos que respaldan directamente los ODS acordados por todos los estados miembros de la ONU en 2015.

En su opinión, estos compromisos contribuirán a una rentabilidad y un crecimiento sostenibles. Por ejemplo, Volvo Cars ha adquirido un doble compromiso para 2025: tener un millón de vehículos electrificados circulando por las carreteras y lograr que sus procesos de fabricación no tengan ningún impacto sobre el clima. También ha anunciado la visión de futuro más ambiciosa de la industria: que en 2020 ninguna persona muera ni resulte gravemente herida en un nuevo Volvo.

La empresa camina a buen paso hacia el logro de estos objetivos: por ejemplo, las emisiones de CO2 de sus fábricas europeas se redujeron un 70 % entre 2004 y 2016. Actualmente ofrece seis híbridos enchufables y tiene previsto que todos los nuevos modelos tengan una versión eléctrica. Los nuevos sistemas de seguridad activa y pasiva, líderes del sector, han reducido significativamente el riesgo de accidentes de tráfico y lesiones graves para los conductores de un Volvo.

Volvo Cars sabe que no se puede progresar de manera aislada. Por eso ha puesto su atención en diversas asociaciones públicas y privadas que trabajan en favor del desarrollo sostenible. Volvo Cars colabora estrechamente con diversas organizaciones de seguridad y organismos públicos para compartir sus conocimientos y avanzar en la seguridad vial,  trabaja con socios públicos y privados en el experimento de conducción autónoma Drive Me y ha unido sus fuerzas con Stora Enso y el Gobierno belga para reducir en un 40 % las emisiones de CO2 de su fábrica de Gante.

Evitar muertes y lesiones graves entre sus empleados y subcontratistas, ser líderes en bienestar de los clientes utilizando los mejores filtros y materiales, y promocionar una cultura empresarial diversa e inclusiva, son otros de los compromisos de Volvo Cars en materia de sostenibilidad.


La reunión anual de la Red Nórdica del Pacto Mundial de la ONU de este año se ha celebrado los días 8 y 9 de mayo en el centro de conferencias Volvohallen, en la sede corporativa global de Volvo Cars en Suecia.