sábado, 29 de abril de 2017

LA ROTONDA

La semana pasada El ministro del Interior presentó la campaña “Almas Ciclistas”, cuyo objetivo es apelar a la conducción responsable y a reforzar la convivencia de todos los usuarios en la vía.

Seguro que todos tenemos experiencias cruzadas, unos en la piel del ciclista y otro en la de conductor de otro vehículo. Me encantaría que utilizarais este vehículo de LA ROTONDA, para que nos contarais vuestras experiencias. Pero hasta que llegue ese momento, si me permitís os voy a contar mis propias vivencias. Estoy seguro, que la realidad una vez más supera a la ficción.

Hace muchos años que no monto en bicicleta, pero recuerdo siempre el temor de la vulnerabilidad que tenía cuando conducía por la calzada. Entonces no existían carriles bicis, ni tan poco tanta afición por las dos ruedas de forma doméstica. Ni tantos complementos de seguridad, casco, rodilleras, guantes, etc. Creo recordar que no tuve ningún accidente, aunque vuelvo a remarcar la falta de seguridad con la que me desplazaba en aquellos tiempos.
Hoy los datos son preocupantes por eso el interés de la DGT con la campaña.

 En 2015 fallecieron 58 ciclistas y otros 652 tuvieron que ser hospitalizados a causa de un accidente de tráfico.
Son números, son vidas para tomárselo muy en serio.

Como conductor de turismo y como peatón si he tenido experiencias con algún que otro ciclista.

Como conductor, en la carretera sin ningún problema, he adelantado según marcan las normas, e incluso si me apuran les he dado más margen en los adelantamientos para que pudieran sentirse más seguro si cabe.

Pero en la ciudad, he podido comprobar y sigo comprobando, como el ciclista de forma generalizado, sigue cruzando un paso de peatones encima de la bicicleta y sin carril bici, cuando lo propio es que espere a que pasen los vehículos, o se baje de la bicicleta y se convierta en peatón. Creo que es un problema de información, comprensión y a veces de cara dura. Y después, ¡no les informes de cómo son las cosas! Como siempre el inculto e impresentable no se aviene al dialogo. Él siempre estará en posición de la verdad. Y por consiguiente continuará equivocado. Y siguiendo con las experiencias en este caso, yo como peatón, en el mismo paso de peatones cruzan subidos en la bici, poniendo en peligro la integridad física de los peatones que están haciendo uso de sus derechos. Y, por otro lado, siendo yo peatón, intento utilizar el deporte de andar como norma habitual cada día, suelo hacerlo por espacio de una hora en un parque público. Me doy cuenta a diario que el problema es que no sabemos ni andar, como vamos a saber conducir.

Utilizo el margen derecho del camino para realizar mi ejercicio diario, es raro el día que me encuentro a un zoquete que va en la misma dirección y por el mismo margen, por lo que me lo encuentro frente a frente, y con la consabida incomodidad de la preferencia de paso. Pero eso no es todo, que me dicen, de los neos ciclistas, bien equipados, con una buena bici y que se creen que están en un velódromo. Dudo mucho que sepan lo que es un velódromo, aunque utilizan el parque como si lo fueran.  Ellos, estos ciclistas pasan a los peatones a una velocidad considerable y muy cerca del peatón. Una falta de respeto a todas luces. ¿Qué hacemos con estas criaturas? Si en estos fantásticos parques de las periferias sevillanas no hay nada de seguridad. 
En fin, solo he querido poner algunos ejemplos desde un lado y otro de este universo sobre ruedas. Aunque espero vuestras experiencias con ganas.

CONCLUSIÓN:


Zoido ha explicado que “Almas Ciclistas” busca precisamente “dar voz a las víctimas para que puedan transmitirnos su experiencia y ayudarnos a salvar a otras muchas personas. Una forma –ha afirmado- de que los que desgraciadamente ya no están aquí nos ayuden, a través del testimonio de sus familias, a dar un simple y poderoso mensaje: encima de cada bicicleta hay una vida. Una vida que debe ser respetada”.

En este contexto, el ministro del Interior se ha referido a varios consejos, entre los que ha destacado: reducir la velocidad y guardar siempre una distancia mínima de un metro y medio cuando vayas a adelantar a un ciclista o recordar que al adelantar a un ciclista está permitido invadir el sentido contrario, aunque exista línea continua, si no hay peligro.

Zoido ha concluido poniendo de relieve que “Almas Ciclistas” “es un intento de llamar la atención de todos para que, cuando nos crucemos con una bicicleta, seamos conscientes de que sobre ella hay una persona: un hijo, una hija, una esposa, un marido, un padre o una madre a la que la familia espera en casa”


En los últimos años la bicicleta como medio alternativo al vehículo privado para desplazarse por las ciudades se ha incrementado notablemente, tal y como recoge el último Barómetro Anual de la Bicicleta (2015) realizado por Gesop y en el que se indica que casi 4 millones de españoles utilizan la bicicleta a diario.

Por tal motivo, todos tenemos que poner de nuestra parte, primero conocer las normas, saber cuáles son nuestros derechos y nuestras obligaciones, y a partir de ahí subirnos en una bicicleta, convertirnos en peatón o ponernos al volante de una moto o cualquier otro vehículo.

Querida familia, disfruten todos del fin de semana, hasta el mes que viene…ya llega Mayo.


Pepe Bejarano
todomotorsevilla@gmail.com