miércoles, 2 de agosto de 2017

EL DS 7 CROSSBACK PRESENTA LA SUSPENSIÓN QUE, LITERALMENTE, LEE LA CARRETERA Y SE ANTICIPA A ELLA



Si en 1955 el DS sorprendió a todo el universo automovilístico con su suspensión hidroneumática, que alcanzó cotas de confort que han seguido siendo una referencia décadas después, el DS 7 Crossback sube la apuesta con la innovadora DS Active Scan Suspension, un sistema de unión al suelo que recurre a varias tecnologías para leer la carretera y anticiparse a sus irregularidades.

 
El DS 7 Crossback, elegido por el Presidente de la República Francesa en el día de su investidura, marca nuevas referencias en tecnología, prestaciones, acabado interior y bajas emisiones de CO2. Este revolucionario SUV iniciará su andadura comercial en los primeros meses de 2018, aunque ya se puede reservar la edición limitada de lanzamiento DS 7 Crossback “La Première” en la web https://www.reservalapremiere.ds7crossback.es
En 1955, el DS “Tiburón” causó sorpresa y admiración no solo por su diseño visionario y escultural sino también por su tecnología de vanguardia. Su suspensión hidroneumática, que le aseguraba un comportamiento y un confort novedosos y exclusivos para la época, marcó un antes y un después en la historia del automóvil.

Más de medio siglo después, los ingenieros de DS han recogido el guante lanzado por sus ilustres antecesores y han puesto a punto la suspensión del siglo XXI: DS Active Scan Suspension. Por medio de una cámara con 20 metros de alcance, este sistema detecta y se anticipa las imperfecciones de la carretera. Los datos captados por este dispositivo llegan a una centralita electrónica que gestiona los 4 amortiguadores de un modo independiente durante todo el trayecto.

La anticipación es el concepto clave de la DS Active Scan Suspension. El DS 7 Crossback cuenta con una cámara, situada detrás del parabrisas, y con cuatro sensores que miden la estabilidad de la carrocería y tres acelerómetros analizan el estado de la carretera y la reacciones del vehículo, teniendo en cuenta parámetros como la velocidad, el ángulo del volante y frenado. Las imágenes y los datos se transmiten en tiempo real a un ordenador, que actúa sobre cada una de las ruedas de manera independiente, adaptando la dureza de la suspensión a las circunstancias de cada momento. Reactividad y finura se añaden a la serenidad de conducir este SUV excepcional.