lunes, 10 de julio de 2017

LA ALIANZA RENAULT-NISSAN AUMENTA SUS SINERGIAS UN 16% HASTA LOS 5.000 MILLONES DE EUROS



Las sinergias generadas por la Alianza han aumentado de 4.300 millones de euros en 2015 a 5.000 millones de euros en 2016

La Alianza pretende conseguir sinergias de al menos 5.500 millones en 2018

Ingeniería, Fabricación y Compras contribuyen a la mayoría de las sinergias

La arquitectura Common Module Family confirma sus multiples ventajas

La Alianza Renault-Nissan ha aumentado un 16% las sinergias conseguidas en 2016 respecto a 2015.


Los miembros de la Alianza han realizado economías, han aumentado su cifra de negocios y han implementado medidas de reducción de costes gracias a una alianza líder en el sector automovilístico.

El valor de las sinergias anuales generadas por la Alianza ha aumentado hasta los 5.000 millones de euros en 2016, muy por encima de los 4.300 millones de euros conseguidos en 2015. Las operaciones conjuntas en compras, ingeniería y fabricación han contribuido a la mayor parte de la mejora por valor de 700 millones de euros en sinergias.

“La creciente cooperación a través de la Alianza es muy beneficiosa para sus miembros, lo que se refleja en la consecución de economías de escala, avances tecnológicos e innovaciones que están siendo compartidos por Renault y Nissan,” ha afirmado Carlos Ghosn, presidente-director general de la Alianza Renault-Nissan. “Vamos por el buen camino para conseguir sinergias por un importe de 5.500 millones de euros en 2018, incluso antes de incluir las contribuciones por parte de Mitsubishi Motors, nuestro nuevo socio en la Alianza.”

Con la contribución de Mitsubishi Motors, que se ha convertido en el tercer miembro de pleno derecho de la Alianza a finales de 2016, las ventas anuales han alcanzado los 10 millones de unidades. La unión con Mitsubishi Motors llega dos años después de que Renault y Nissan profundizaran su colaboración mediante la convergencia de cuatro funciones clave: Ingeniería, Fabricación y Logística, Compras y Recursos Humanos.

“Continuamos viendo los resultados tangibles de esta mayor convergencia,” ha añadido Carlos Ghosn. “El aumento de las sinergias está ayudando a Renault, Nissan y ahora Mitsubishi Motors a cumplir con sus objetivos financieros y proporcionar vehículos de alto valor a los clientes en la nueva era de la movilidad.”

Este año, los miembros de la Alianza buscan la investigación y desarrollo de tecnologías de última generación para: vehículos eléctricos, conducción autónoma y vehículos conectados. Asimismo, se continua con la estandarización de las plataformas, motores y componentes para potenciar la competitividad e identificar nuevas sinergias.

En abril de 2017, la Alianza creó una división de vehículos comerciales que proporcionará sinergias adicionales en el segmento de los vehículos comerciales ligeros. La nueva unidad maximizará el desarrollo compartido de productos y de la fabricación cruzada, permitirá compartir tecnologías así como la reducción de costes, mientras que se preservará la diferenciación de marcas entre los miembros de la Alianza.

Con la unión de Mitsubishi Motors, la Alianza espera generar sinergias adicionales mediante compras y logística conjuntas, así como una mayor localización, la utilización conjunta de las plantas, plataformas comunes de vehículos, tecnologías compartidas y la ampliación de su presencia combinada tanto en mercados consolidados como en mercados emergentes.

Se espera que Mitsubishi Motors aporte su experiencia a la Alianza en áreas como la de los vehículos híbridos eléctricos enchufables, los pick-ups, los vehículos comerciales ligeros y los SUV, así como una fuerte presencia comercial reforzada en los mercados de la región ASEAN.

Common Module Family

La arquitectura CMF está basada en cinco juegos de componentes primarios, o módulos, que permiten a los ingenieros intercambiar los módulos para crear cientos de variantes para la mayoría de las marcas de la Alianza.

La Alianza ha logrado significativos beneficios gracias a la arquitectura modular desde su introducción en 2013.

El Renault Kwid, que se lanzó en la India en 2015, se convirtió en el primer modelo de la Alianza construido usando la arquitectura CMF-A para el segmento más pequeño y más asequible. El año pasado, Nissan lanzó en India un modelo Datsun basado en la misma arquitectura CMF-A: Datsun redi-GO. Esos coches pueden tener en común más del 60% de sus componentes mientras ofrecen una experiencia completamente diferente a los clientes.

En 2016, la Alianza completa el desarrollo de todos los modelos basados en la arquitectura CFM-C/D con el lanzamiento de Nuevo Renault Scenic y de Nuevo Megane. Otros vehículos de la Alianza fabricados empleando la arquitectura CFM-C/D incluyen Nissan Rogue, Qashqai y X-Trail, Nuevo Renault Espace, Kadjar y Talisman.

En 2020, la Alianza espera que el 70% de sus vehículos sean construidos sobre la arquitectura CMF. Se espera que este enfoque contribuya a ahorrar costes en las compras hasta en un 30% y a reducir los costes de ingeniería en un 40%.

Producción cruzada y plataformas compartidas

La producción cruzada de vehículos continúa siendo un eje principal de las sinergias de fabricación. Además, permite a Renault, Nissan y a Mitsubishi Motors fabricar vehículos en las plantas de los demás y más cerca de donde vayan a ser vendidos y, por tanto, aumentar la utilización de las plantas y por consiguiente reducir costes fijos.

La producción del Nissan Micra comenzó en la planta de Renault en Flins, Francia, en 2016. Nissan está capitalizando la experiencia de la planta en la fabricación de vehículos de alta calidad del segmento B de los coches con portón. El nuevo Micra está fabricado en una Plataforma V actualizada con transmisiones compartidas por Micra y Clio.

Más adelante este año, Nissan comenzará en España la producción de la pick-up Renault Alaskan en su planta de Barcelona.