viernes, 2 de junio de 2017

TOYOTA LANZA CSRC NEXT PARA EXPLORAR RETOS Y OPORTUNIDADES DE LOS VEHÍCULOS AUTÓNOMOS Y CONECTADOS

Programa de investigación de cinco años y 35 millones de dólares de inversión para llevar a cabo una transición al futuro de la movilidad.

En sus primeros cinco años de existencia investigando tecnologías de seguridad en automoción, el Collaborative Safety Research Center (CSRC) de Toyota ha realizado 44 proyectos de investigación con 23 instituciones colaboradoras, logrando grandes aportaciones a la seguridad en automoción.



El Centro de Investigación Colaborativa en Seguridad de Toyota —Collaborative Safety Research Center (CSRC)— arranca formalmente la siguiente fase de su misión de investigación, tras la celebrar el éxito con que ha concluido sus primeros cinco años de trabajo en seguridad en automoción. El nuevo programa, denominado CSRC Next, se centrará en los retos y oportunidades que plantean las nuevas tecnologías asociadas a los vehículos autónomos y conectados de cara a la próxima década.

Anunciado por primera vez en 2014, CSRC Next llevará a cabo proyectos de investigación destinados a respaldar una transición segura hacia el futuro de la movilidad, con una inversión de 35 millones de dólares hasta 2021. Los proyectos se articularán en torno a cuatro líneas de investigación:

La integración potencial de sistemas de seguridad activa y pasiva, empleando sensores precolisión avanzados para mejorar y personalizar la protección en caso de accidente.
El desarrollo de modelos de experiencia de usuario de tecnologías avanzadas para cada persona y para la sociedad, a fin de mejorar la usabilidad y reforzar la relación entre el conductor y el vehículo.
El estudio de la detección del estado del conductor, con vistas a mejorar la movilidad utilizando mediciones fisiológicas y del estado de salud.
La aplicación de datos masivos (big data) y técnicas analíticas de seguridad para desarrollar algoritmos y herramientas para estudiar las características de la conducción natural.
El Director del CSRC, Chuck Gulash, explicó: “El lanzamiento de CSRC Next refleja la importancia que otorga Toyota a la interacción humana con las tecnologías de vehículos avanzados en desarrollo. Estos sistemas avanzados están transformando drásticamente el panorama del transporte, estableciendo una relación entre conductores, ocupantes y vehículos como integrantes de un mismo equipo que colaboran de forma segura y práctica. Estamos encantados de proseguir con nuestra misión en torno a la seguridad ayudando a impulsar una evolución segura hacia una movilidad más amplia en el futuro”.

En el momento del lanzamiento, la cartera de investigación de CSRC Next cuenta con ocho proyectos en colaboración con seis centros académicos. Algunos ejemplos son la colaboración con AgeLab, del Massachusetts Institute of Technology (MIT), para desarrollar nuevos sistemas para que los vehículos autónomos perciban e identifiquen objetos de su entorno y entiendan las interacciones sociales en el tráfico o el estudio de investigación con Virginia Tech para explorar los problemas que podrían plantearse una vez que se desplieguen en el futuro los Sistemas de Seguridad Integrados ―Integrated Safety Systems (ISS)―, incluidos todos los sistemas de seguridad activa y pasiva.

CSRC colabora con el Toyota Research Institute (TRI) y con Toyota Connected (TC). La investigación del CSRC contribuye a acelerar el desarrollo de las tecnologías de conducción autónoma, así como a la exploración de la compleja relación entre la movilidad del futuro y las tendencias sociales en toda su amplitud.

Cinco años de actividad

El arranque de CSRC Next marca asimismo la conclusión de los cinco primeros años de investigación en seguridad en automoción del CSRC, durante los que se exploraron los factores humanos, las tecnologías de seguridad activa y pasiva y el desarrollo de herramientas y análisis de datos.

Desde su lanzamiento en 2011, el CSRC ha perseguido una misión sin igual en el sector de la automoción: colaborar con los principales centros universitarios, hospitales e instituciones de investigación de Norteamérica en proyectos encaminados a reducir el número de víctimas por accidentes de tráfico y compartir los resultados públicamente para que todo el mundo pueda beneficiarse.

En ese periodo, el CSRC ha puesto en marcha y completado 44 proyectos de investigación con 23 entidades colaboradoras y ha publicado más 200 artículos y realizado presentaciones en numerosos congresos del sector. Sin embargo, la investigación llevada a cabo por el CSRC no solo ha ayudado a aumentar la seguridad de los vehículos Toyota, por ejemplo potenciando las capacidades de las simulaciones informáticas de accidentes y perfeccionando el ajuste de los sistemas avanzados de asistencia al conductor, sino que su impacto ha sido mucho más amplio. Sus resultados han contribuido a la elaboración de normas en organismos internacionales como la Sociedad de Ingenieros de Automoción ― Society of Automotive Engineers (SAE)—.

Por otra parte, los proyectos del CSRC han realizado contribuciones importantes a la seguridad de los automóviles en todo el mundo, incluida la investigación de los factores humanos que afectan a la seguridad de los vehículos y el impacto de los sistemas de seguridad active y pasiva, así como la recogida de datos de seguridad de conducción y el desarrollo de nuevas herramientas para analizar esos datos.

Uno de los principales beneficiarios de la investigación del CSRC ha sido la medicina de urgencias. Un proyecto realizado con el Centro de Investigación Integral en Cuidados Intensivos del Departamento de Medicina de Urgencias de la Universidad de Michigan estudió una técnica computacional para la detección y prevención consistente y tolerante al ruido de episodios cardiacos severos, como el infarto de miocardio o la isquemia de miocardio, dentro de un vehículo.

Como parte de CSRC Next, los datos de electrocardiograma recogidos en hospitales y en vehículos serán procesados con modelos de aprendizaje automático para detectar y predecir los posibles episodios cardiacos acaecidos dentro del vehículo.

Otro estudio, en este caso en colaboración con el Laboratorio de salud psíquica y cerebral del Centro médico de la Universidad de Nebraska desplegó unos sistemas de control de la glucosa en tiempo real en conductores con diabetes dependiente de insulina. El objetivo del proyecto era investigar la viabilidad de combinar datos de sensores fisiológicos y de conducción para determinar los niveles y patrones de control de la glucosa que podrían dar lugar a cambios en el comportamiento del conductor y la seguridad de las personas con diabetes.

Chuck Gulash añadió: “El CSRC y su misión se derivan del convencimiento de Toyota de que cuando se comparten buenas ideas pueden pasar cosas maravillosas. Estamos tremendamente contentos de nuestro trabajo de los cinco últimos años, incluida la importante contribución realizada a la seguridad en automoción y nuestra oportunidad de impulsar a una nueva generación de investigadores de toda Norteamérica. El historial de éxitos hasta la fecha nos permite estar absolutamente convencidos con el lanzamiento de CSRC Next”.

Algunos de los proyectos fundamentales de los cinco primeros años del CSRC son los innovadores programas para desarrollar plataformas de pruebas de sistemas para evitar colisiones, incluida una en la Universidad de Indiana – Universidad de Purdue en Indianapolis (IUPUI) y la Universidad Estatal de Ohio, que creó unos avanzados objetivos de prueba para los sistemas precolisión para peatones, que cuentan con secciones transversales de radar que coinciden con las de los seres humanos. Otro, con el MIT, modelaba los comandos de voz en el vehículo y el comportamiento del conductor.

El CSRC participará en la 25ª Conferencia Técnica Internacional de la Administración de Seguridad Vial y Carreteras Nacionales de EE.UU. —National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA)— sobre la Mayor Seguridad en Vehículos (ESV) en Detroit, Michigan ( EE. UU), del 5 al 8 de junio de 2017.




Toyota Research Institute es una filial de plena titularidad de Toyota Motor North America, dirigida por el Dr. Gill Pratt. La sociedad, constituida en 2015, tiene por objeto reforzar la estructura investigadora de Toyota, y tiene encomendados cuatro mandatos iniciales: 1) mejorar la seguridad de los automóviles; 2) aumentar el acceso a los vehículos de quienes de otro modo no podrían conducir; 3) traducir la experiencia de Toyota en la creación de productos para la movilidad exterior en productos para la movilidad interior, y 4) acelerar el desarrollo científico aplicando técnicas de inteligencia artificial y aprendizaje automático. El TRI tiene su sede en Estados Unidos, con oficinas en Los Altos (California), Cambridge (Massachussetts) y Ann Arbor (Michigan). www.tri.global