viernes, 16 de junio de 2017

EL PSOE DENUNCIA QUE “MILES DE CIUDADANOS NO VAN A PODER OBTENER SUS PERMISOS DE CONDUCIR”

Pablo Bellido, diputado del Grupo Parlamentario Socialista en la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible

“En política lo que no son cuentas, son cuentos. Y esto es lo que está haciendo el gobierno del Partido Popular con la situación de los examinadores de la DGT”, asegura Bellido.

“Un gobierno que habla de ayudar a los autónomos, está abandonando a su suerte a miles de microempresarios de las autoescuelas por la escasez de examinadores y por la huelga que estos han convocado”.



“El retraso en los exámenes provocará que miles de ciudadanos no puedan obtener sus permisos de conducir, en ocasiones necesarios para poder desempeñar un puesto de trabajo”.
“Hay quien opina que se busca un deterioro del sistema para, posteriormente, proceder a una privatización, o llegar a un sistema semipúblico, como el modelo de las ITV”.
“Precarizar la situación de las autoescuelas incidiría en la calidad de la formación. En seguridad vial hay que defender unos estándares de calidad. No podemos estar regateando cuando el objetivo es salvar vidas”.
Madrid, 14 de Junio de 2017.-Pablo Bellido, diputado del PSOE por Guadalajara y miembro de este partido en la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible, nos comenta que, “pese al enorme consenso que hay entre todos los partidos en materia de seguridad vial, la cuestión de los examinadores de la DGT sí parece estar marcando las distancias entre el Partido Popular y el resto de partidos presentes en la comisión. Hemos presentado proposiciones no de ley, tanto para defender el derecho de las autoescuelas a tener una solución que desbloquee, de una manera rápida, el problema que se está dando con los aspirantes al carnet de conducir; y también para que se solucione el problema salarial de los examinadores” nos dice Pablo Bellido.

“Las dos responden al mismo problema, su cara y su cruz”, asegura el diputado socialista. “Mientras en España haya 600 examinadores escasos, vamos a tener un problema de déficit pendiente. La solución que hemos pedido al Gobierno pasa por dos vías. Por un lado, hemos solicitado que se habilite una escala propia de examinadores, para que tengan incentivos frente al personal de la DGT, que es personal funcionario, de modo que merezca la pena ser examinador. Y por otro lado, proponemos sacar unas 200 o 250 plazas, que tendrían que salir de la oferta pública, con carácter de urgencia. Con eso, no solo estaríamos defendiendo a los hombres y mujeres que conceden el título de carnet de conducir en España, sino que también estaríamos defendiendo a miles y miles de microempresas, con sus trabajadores, del colectivo de las autoescuelas. Y es que el gobierno habla de ayudar a los autónomos y sin embargo a estos microempresarios los tiene abandonados”.

Para Pablo Bellido, “esta es la posición que tiene el PSOE al servicio de las autoescuelas y de los examinadores, pero sobre todo, al servicio de desbloquear una situación que está poniendo al país a los pies de los caballos. Nunca, como ahora, habíamos tenido un problema en los últimos treinta años como el que se está dando con la obtención del título de carnet de conducir” recalca Pablo Bellido.

Mantenimiento y creación de empleos, en el aire

“Hoy en día es fundamental tener un título de carnet de conducir para acceder al mercado laboral, para la movilidad que hay en nuestras vidas, que tiene que ver también con los estudios y con el ocio. Y precisamente llegamos a la temporada, que se da entre el 1 de julio y el 1 de octubre, donde más alumnos se apuntan a las autoescuelas con el objetivo de sacarse el carnet  de conducir que les permita luego buscar trabajo” apunta el diputado socialista en la Comisión. “Lo que va a suceder este verano, con los permisos normales que tienen los funcionarios públicos que desempeñan esta tarea, es que nos vamos a ver abocados a muchos meses de tardanza en algunas provincias de España para conseguir el carnet de conducir”.

El gobierno reconoce, aproximadamente, diez o doce provincias en las que hay bloqueos o problemas. “Y no es verdad”, dice Pablo Bellido, “nosotros hemos calculado que hay más de 20 provincias españolas con grandes déficits. Hay provincias españolas donde se están dando situaciones bastante graves e incomprensibles, hasta el punto que hay acuerdos entre la Administración y las autoescuelas para establecer cupos, en contra de la propia jurisprudencia de los tribunales”.

“En cualquier caso”, afirma, “uno puede ir a cualquier provincia y preguntar, en una autoescuela o a un funcionario de la DGT, cuánto tiempo se tarda en obtener un carnet de conducir hoy. Y en todas las provincias se tarda más de dos meses, de media, desde que se realiza el examen teórico hasta que el alumno está preparado”.

Las posibles soluciones

Para el diputado por Guadalajara “el gobierno podría, y puede de hecho, sacar plazas itinerantes. Han sacado 15 y no se han cubierto la mayoría. Y en lugar de estas 15 podrían sacar 50 o 70, siempre que nos acoplemos al sistema de la Administración, es decir, que lo cubran empleados públicos”.

Pablo Bellido apostaría por “establecer unos incentivos urgentes para esos puestos de trabajo. Porque nunca se van a cubrir las plazas, en tanto en cuanto el trabajador, que está en la calle, que tiene una penosidad y una peligrosidad objetivable y comprobable, tenga exactamente la misma retribución que el trabajador que está en las oficinas, con su aire acondicionado y sus pocos problemas. Por tanto es determinante que se den esos incentivos de manera urgente a los trabajadores que quieran dedicarse a ser examinadores”.

El diputado del Grupo Parlamentario Socialista en la Comisión de Seguridad Vial subraya que “nosotros pedíamos tres millones de euros en estos Presupuestos Generales del Estado, simplemente para cubrir los complementos de los profesionales y para sacar algunas plazas itinerantes que consideramos urgentes. Con nuestra propuesta se resolvían el problema de la falta de examinadores y las reivindicaciones de este colectivo, motivo por el que están convocando las huelgas de estos días”.

“En todo caso habría que ir a un mayor dimensionamiento, porque además de ampliar la plantilla de examinadores, habría que aumentar la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, que también se ha resentido en los últimos años. No nos damos cuenta, hasta que pasa el tiempo, de dónde nos llevan las políticas de austericídio. Cuando año tras año hay menos guardias civiles, menos policías nacionales, menos examinadores, menos profesionales públicos por jubilaciones, por rotaciones que no se producen, por falta de reemplazo, comprendes, y te das cuenta, que el sector público se va deteriorando y presta un servicio mucho peor cada día”.

“La principal reivindicación que hace la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) es que se dé más importancia a la prestación de auxilio en carretera que a las sanciones y que pongamos a los guardias civiles, que en nuestro país hacen una labor fantástica e impagable, más al servicio de los conductores que al servicio de la sanción. Sancionar, siempre que se incumpla la norma, habrá que hacerlo. En general la normativa de circulación, especialmente en las partes que tienen que ver con la seguridad vial, salva vidas. Y la normativa está pensada para garantizar una movilidad sostenible, razonable, lo más democrática posible, y una seguridad en las carreteras, que es el gran derecho del conductor pero, también, el del conjunto de la ciudadanía a estar protegidos”.

¿Se está propiciando la privatización del sector?

“El Gobierno reconoce que no es un gran problema económico el dotar de un complemento de destino, de unos doscientos euros, a cada trabajador, teniendo en cuenta que ahora son unos seiscientos. Incluso aumentándose a 900 trabajadores, que es el cupo que estimamos razonable, estamos hablando de una cantidad muy pequeña dentro de los Presupuestos Generales del Estado” nos dice Pablo Bellido.

“No creemos que ese deba ser el problema que está pesando ene esta situación. Lo cierto es que Hacienda y Administraciones Públicas, es decir, otra vez el ministro Montoro, tiene esto bloqueado y no se aprueba la oferta pública. Y hay quien opina que se busca un deterioro del sistema para, posteriormente, proceder a una privatización, o llegar a un sistema semipúblico, como el modelo ITVs. También hay quien opina que esto no se va a producir”.

“Aunque el sistema semipúblico o privatizado sí está funcionando en otros países, el director general de Tráfico y el ministro del Interior se han comprometido en Comisión, en el Parlamento, a no privatizarlo. Por tanto, nuestra opinión es que la parte que tiene que ver con la DGT, no está por la privatización; y la solución económica es viable y más en un gobierno que habla de recuperación económica con mucha alegría. En mi opinión es están utilizando a las autoescuelas como cautivos de una situación que tiene un fácil arreglo y, sin embargo, no se procede a ello”.

Pablo Bellido afirma que “el actual director general de Tráfico, Gregorio Serrano, se comprometió con ASEXTRA (Asociación de Examinadores de Tráfico) a arreglarlo cuanto antes y es consciente de que tiene que hacerlo, pero indicó también que el problema lo tenía en Hacienda, que es quien en definitiva tendría que arreglarlo. Yo ya les he dicho al ministro del Interior y al director general de la DGT, que en política, lo que no son cuentas, son cuentos. Entonces, o se pone el dinero en los Presupuestos Generales del Estado, que es lo que demuestra la voluntad absoluta, y se sacan las plazas, o no se entiende muy bien lo que está  pasando. Y aun teniendo un verano malo obtendríamos un otoño, y sobre todo un invierno, de recuperación. Y todo lo demás parecen cuentos chinos”.

“El Gobierno no reconoce el problema”

“Los discursos desde la DGT y del Ministerio del Interior, en términos generales, son irreprochables”, dice Bellido. “Pero en esto de los examinadores, no reconocen todo el problema que hay. No todas las autoescuelas, ni todos los examinadores, se van a poner de acuerdo para exagerar las cosas. Yo creo que cuando se denuncia la situación es porque está  sucediendo. Estamos todos muy de acuerdo con lo que hay que hacer, igual que en la mayoría de los problemas, pero la cuestión es que el gobierno no acaba de rematar la solución. Confío en que será una época de estabilidad y amplio consenso en materia de seguridad vial, aunque es cierto que, quizá, un poco menos en lo que tiene relación con el problema de los examinadores”.

Según el diputado socialista por Guadalajara “todos los grupos políticos estamos denunciando la falta de examinadores y lo que está generando a las autoescuelas. Son pequeñas empresas, con una media de dos trabajadores o menos. No podemos desatenderles pensando que esta situación no tendrá consecuencias. Cuando una autoescuela no puede llevar alumnos a examinar, los pierde. Y la consecuencia es que también se pierda al único trabajador que tiene y se vea en la situación de cerrar la empresa. Con lo que la magnitud es más importante que lo que está abordando el gobierno. A esto hay que añadir el problema que se genera a las personas que necesitan un carnet de conducir para trabajar y se encuentran con que no hay ya autoescuelas en funcionamiento en su localidad. Es decir, se les genera un sobrecoste por desplazamientos hasta la localidad más cercana que tenga autoescuelas operativas y en pleno funcionamiento”.

 “Se han aprobado desde hace meses proposiciones no de ley, presentadas por otros partidos además del nuestro. Es decir, este tema de los examinadores está siendo recurrente, porque el problema existe igual que existe el de los atropellos de los ciclistas. No es que lo queramos fomentar, es que está instalado en la sociedad. Y los examinadores, aunque reivindican sus complementos salariales con los paros, también reconocen la falta de al menos 250 trabajadores públicos, aunque este no es su principal caballo de batalla”.

Los próximos pasos a dar desde el PSOE, según Pablo Bellido, “son insistir hasta la saciedad en que se resuelva el problema de los examinadores, apoyar las reivindicaciones de ASEXTRA –Asociación de Examinadores de Tráfico- y de los sindicatos que las suscriben. Igualmente apoyaremos a las patronales de autoescuelas en sus peticiones y reivindicaciones, porque nos preocupa muchísimo que se pierda empleo y que se deje de crear”.

La seguridad vial salva vidas

Pablo Bellido no cree “que actualmente tengamos un problema, tanto de normativa, como de seguridad vial y de formación vial. Por cierto, - aquí la autoescuelas hacen un gran trabajo que no se valora socialmente y que deberíamos poner más en valor”.

“Nos faltan contenidos de educación vial en la educación reglada; también se echa de menos el papel de formador de formadores, que podrían desempeñar las autoescuelas; y, por último, una labor de reciclaje permanente que ya hacen algunas autoescuelas y colectivos de este sector, como CNAE, con muy buenos resultados. Esto habría que potenciarlo y reconocerlo más”. Y pone como ejemplo, que “un vehículo que va a 80 o 100 kilómetros por hora en ciudad, en lugar de ir a 20, 30 o 50, se convierte en un arma muy peligrosa. Y esto es un problema, ante todo, de educación”.

“Desde el PSOE hemos presentado una iniciativa desde el punto de vista de las autoescuelas, aprobado por unanimidad, en la que indicábamos que faltaban examinadores. Y dos iniciativas más desde el lado de los examinadores, también aprobadas por unanimidad. Por tanto hay consenso, de momento, en la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible”.

“Precarizar la situación de las autoescuelas incidiría en la calidad de la formación y en lugar de sumar para mejorar la seguridad vial, estaríamos restando. En seguridad vial hay que defender unos estándares de calidad. No podemos estar regateando cuando el objetivo es salvar vidas. España es un país que en los últimos 40 años ha evolucionado mucho y bien. Los accidentes y las victimas se han reducido mucho, especialmente desde el año 2003, los vehículos son cada vez más seguros, las vías han mejorado notoriamente siendo también más seguras, pero el país no ha avanzado en la cultura de la seguridad vial”.


“Nos falta la condena social al que corre mucho, al que se distrae mandando whatsapps,…y ahí también tenemos que hacer un esfuerzo colectivo, empezando por el propio Estado, que establezca las dinámicas escolares, formativas, etc… para que se generen mecanismos de cultura positiva en materia de seguridad vial”.