viernes, 16 de junio de 2017

10 RAZONES PARA PARARSE EN UN PASO DE PEATONES ANTES DE CRUZAR

El paso de cebra (o de peatones) es un derecho, pero no te convierte en inmune contra todo tipo de irresponsables.


 En 2016, sólo en Madrid, hubo 946 heridos graves por atropello. Y 27 personas fueron atropelladas cada día en España.  Por ello, es muy importante que tanto los conductores como los peatones seamos consciente del riesgo que supone no entender la norma sobre cómo cruzar la calle por un paso de peatones señalizado. La Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles quiere contribuir a una disminución notable de atropellos en las calles de Madrid poniendo un especial énfasis en que el paso de cebra (o de peatones) es un derecho, pero no te convierte en inmune contra todo tipo de irresponsables.



 Moisés González, Presidente de AMDA: “El paso de peatones es una zona de riesgo, no un seguro de vida para el peatón. A menudo se ven actitudes de peatones que ponen su vida en peligro sin darse cuenta de ello. La norma dice que aunque el peatón tiene preferencia, sólo debe entrar en la calzada cuando la distancia y la velocidad de los vehículos que se aproximen permitan hacerlo con seguridad”.
 Aquí van 10 consejos para el peatón que cruza una calle.

Busca siempre el paso de peatones, no lo hagas por cualquier lugar que no esté indicado.
Déjate ver. Pero parado, que el conductor note que es esa en la dirección que quieres ir.
Antes de cruzar hazte notar y asegúrate de que te han visto. Haz incluso una señal al conductor para que pare.
Tener la prioridad no significa que tu vida no esté en juego. Por eso es imprescindible que antes de que empieces a cruzar notes que el conductor, al menos, esté disminuyendo la velocidad.
Puede que no te hayan visto y te estés jugando la vida. No cruces de forma imprevista cambiando de dirección sin avisar.
El paso de cebra no es un seguro de vida. Es un derecho, pero no es una zona protegida. No te la juegues sin ser visto.
No cruces hasta que el coche no se haya parado. No arriesgues. El conductor puede cometer un error en el último momento.
Si vas haciendo running, detente. El paso de cebra hay que tomárselo como un stop, tanto para peatones como para conductores.
Lo mismo pasa si vas en bicicleta. La bicicleta es considerado un vehículo y su uso por la acera no está permitido. Por tanto, si vas en bici no tienes la prioridad en el paso de peatones. Así, debes bajarte de la bici y pasar andando. Sobre eso hay jurisprudencia. Una juez de Sevilla ha condenado a un ciclista a pagar 500 euros al conductor de un coche con el que chocó al no cederle el paso en un paso de cebra sin carril bici.

Y si  se trata de una calle de doble sentido de circulación, es necesario que te asegures que has mirado bien a los vehículos que circulan en ambos sentidos. Para estar seguros debes mirar al menos tres veces: primero izquierda, luego derecha y luego otra vez a tu izquierda.