lunes, 22 de mayo de 2017

GANVAM Y LA DGT COLABORARÁN PARA SENSIBILIZAR A LOS CONDUCTORES DE LA NECESIDAD DE REVISAR EL COCHE EN EL TALLER

Un parque que roza los 12 años de media duplica el riesgo de sufrir accidentes con víctimas


La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM) y la Dirección General de Tráfico (DGT) han firmado un convenio marco de colaboración en materia de seguridad vial, con el objetivo de sensibilizar a los conductores de la necesidad de llevar sus vehículos al taller periódicamente para las revisiones y mantenimientos necesarios.


En virtud de esta colaboración, firmada en el marco del Salón del VO que se inaugura hoy en IFEMA, ambas entidades promoverán las acciones necesarias para concienciar a los conductores de que minimizar la siniestralidad en un parque que roza los 12 años de antigüedad media pasa por la unión indivisible de dos factores: prudencia al volante y buen mantenimiento del coche.

De esta forma, a sabiendas de que los vehículos de más de diez años tienen un equipamiento de seguridad cuatro veces menor que un modelo seminuevo, lo que duplica el riesgo de sufrir un accidente con víctimas; el cumplimiento riguroso de las operaciones preventivas y correctivas relacionadas con los neumáticos, la suspensión o los frenos, por ejemplo, se convierte en pieza clave para reducir los riesgos de sufrir un siniestro fortuito en carretera.

Teniendo en cuenta que cuatro de cada diez conductores desconoce cuándo tiene que pasar por el taller para realizar estos controles, Ganvam y la DGT aunarán esfuerzos para que a través de esta campaña de sensibilización la puesta a punto del vehículo se convierta en un hábito, máxime cuando sólo en el último año el mayor dinamismo económico ha aumentado en un 5% los desplazamientos en coche y, con ello, el riesgo de accidentes.

Según el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, “ahora mismo circulan por las carreteras más deocho millones de vehículos con más de quince años y cerca de dos que superan los veinte. Quien conduce un coche antiguo no es porque quiere. Dado que rejuvenecer el parque requiere de medidas que no acaban de llegar, como un plan de achatarramiento que incentive el cambio de modelos viejos por otros nuevos o usados de hasta cinco años y una reforma fiscal que no penalicen la compra, no podemos quedarnos de brazos cruzados: hay que poner el acento en la importancia de que un buen mantenimiento también puede salvar vidas”.