sábado, 6 de mayo de 2017

ESTALLA LA CRISIS DEL CARNÉ DE CONDUCIR CON UNA HUELGA DE LOS EXAMINADORES

Una huelga salvaje de los examinadores de la DGT impedirá la obtención del carné de conducir este verano.

La CNAE ha advertido a la DGT y al Ministerio del Interior desde el año 2013 que se llegaría a esta situación.



La crisis en torno a la obtención del carné de conducir, que la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) viene denunciando en las últimas semanas, aunque las advertencias de las autoescuelas datan ya de 2013, acaba de estallar con la convocatoria de una huelga salvaje de los examinadores de la Dirección General de Tráfico (DGT).

LaAsociación de Examinadores de Tráfico (ASEXTRA) ha publicado  en su blog la convocatoria de una huelga en los meses de junio y julio. Concreta la organización, que representa a los examinadores, que las movilizaciones empezarán el 2 de junio con una manifestación ante la Dirección General de Función Pública, en tanto convocará paros a partir de la última semana de junio y durante todo el mes de julio en toda España.

“Compañeros, por dignidad, por amor propio, luchemos por nuestro puesto de trabajo. No podemos seguir en estas condiciones de trabajo y la única salida es paralizar este servicio hasta que se garantice que se consigue lo que por justicia nos pertenece”, argumenta el presidente de ASEXTRA, Joaquín Jiménez Murillo.

José Miguel Báez, presidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) ha asegurado que “esta huelga llevará a la parálisis al sector de las autoescuelas”, agravándose aún más la situación que se preveía para este verano.

El presidente de la CNAE, no obstante, dice comprender la posición de los examinadores, al tiempo que considera “muy trise que se haya llegado a esta situación, que venimos denunciando desde hace tiempo. La crisis del sistema de exámenes para obtener el carné de conducción es consecuencia de la una mejorable gestión por parte de la Dirección General de Tráfico”.

La CNAE está advirtiendo en los últimos días de las consecuencias que puede tener para las autoescuelas, sus alumnos y quienes tienen programada la obtención del permiso de conducir, el actual déficit de examinadores de la DGT, haciendo una previsión de colapso para este verano.


Con esta huelga, el bloqueo está garantizado y durante dos o tres meses nadie podrá examinarse, o un número muy reducido de aspirantes, lo que llevará, además, al cierre de numerosas autoescuelas y el despido de miles de profesores por la parálisis generalizada del sistema.