sábado, 20 de mayo de 2017

EL DISEÑO DEL NUEVO IBIZA: LÁPIZ, PAPEL, ARCILLA… Y GAFAS 3D

El trabajo creativo y artesanal y los avances en tecnología, como el 3D, se unen para el diseño de un nuevo modelo

  • El nacimiento de un coche empieza con 2.000 bocetos hecho a mano con lápiz y papel
  • Las gafas de realidad virtual permiten convertir los esbozos en un modelo tridimensional


 La tecnología más puntera y la creatividad de un equipo de 200 diseñadores se combinan en el proceso de diseño de un nuevo coche. Los sistemas de recreación tridimensional convierten los trazos de un diseñador en un vehiculo virtual. Sin embargo las manos artesanas de un escultor siguen siendo necesarias para convertir por primera vez una idea en realidad. Estos son los pasos:

-Lápiz, papel y 2.000 esbozos: El nacimiento de un coche es siempre en papel y lápiz. El equipo de diseñadores proponen hasta 2.000 bocetos, de los que sólo podrá ser elegido uno. Su misión: trazar la personalidad y las líneas maestras del nuevo modelo. Los referentes pueden llegar del mundo de la arquitectura o la moda. Así, un bolso, unos zapatos o un edificio sirven de inspiración a la hora de diseñar, por ejemplo, un asiento.

-Sketches en 3D: La estética y la creatividad deben acomodarse también a las exigencias técnicas. Gracias a la tecnología 3D y los programas de maquetación los esbozos se convierten en tridimensionales para que el diseño del vehículo resulte funcional.

-Como si de un videojuego se tratara: Utilizando un programa similar al de creación de videojuegos o películas de animación, se percibe como quedará el diseño del coche nuevo. Con unas gafas Full HD, los ingenieros tiene las primeras sensaciones al volante dentro del vehículo virtual. Gracias a estas técnicas, se logra que el tiempo de producción sea 10 veces más rápido que con los procesos tradicionales.

-Un coche de arcilla, a tamaño real: El llamado modelo de clay, sigue siendo necesario para apreciar a escala real los volúmenes del nuevo coche. Un escultor se encarga de dar forma a 2.500 kgs de arcilla usando una espátula y una fresadora perfila con precisión las líneas del futuro vehículo.

-100 fórmulas para un solo color: Detrás de la paleta de colores de un vehículo hay tres años de trabajo para crear cada tono. En el laboratorio de pintura, creatividad y química se unen para dar con la tonalidad deseada. Se llegan a realizar unas 100 formulaciones diferentes para lograr un color.

-Cuestión de tacto: No sólo se trata encontrar el tono adecuado sino también las texturas que el futuro cliente percibirá en el exterior y el interior del coche. De esta manera, diseñadores gráficos, textiles y licenciados en Bellas Artes se unen para estudiar las superficies y definir las propuestas para puertas o tableros, combinando mates y brillos, distintos gravados de la piel o tipos de costura.


-El volante, tapizado 100% a mano: Todos los volantes se cosen a mano, con una aguja curva y la destreza como únicas herramientas del costurero. Diseña él mismo los patrones y usa hasta 3km de hilo por color para tapizar manualmente los asientos o el freno de mano. Este profesional forma parte del equipo de 200 personas que participan en el diseño de un coche, donde trabajan junto desde artesanos a especialistas en técnicas de recreación digital.