miércoles, 3 de mayo de 2017

ACEA PIDE QUE LA NUEVA PRUEBA DE CONTROL DE EMISIONES DE CO2 NO SUPONGA UN AUMENTO DE IMPUESTOS

La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) recomienda a los gobiernos nacionales que se aseguren de que la nueva prueba de emisiones de CO2 (WLTP), que comenzará a implantarse en septiembre, no suponga un aumento de los impuestos para los usuarios.


En un comunicado, el secretario general de la asociación, Erik Jonnaert, ha explicado que el ciclo de prueba NEDC, diseñado en la década de los 80, "ya está obsoleto", por lo que desde hace años la industria del automóvil está contribuyendo activamente al desarrollo de las pruebas WLTP.


En concreto, este nuevo test introducirá condiciones más realistas, con velocidades más altas, comportamientos de conducción más representativos e instrumentos de medición más estrictos que la actual prueba de laboratorio NEDC.

Sin embargo, Jonnaert ha advertido que el nuevo sistema dará lugar a un valor de emisiones más alto en las mismas condiciones y consumo en comparación con lo que identificaba, consecuencia de que el examen será más riguroso.


Por ello, ha incidido en la importancia de que los gobiernos nacionales vigilen que los impuestos de los vehículos no se eleven simplemente por la transición a WLTP.

Para abordar esta y otras cuestiones, Acea lanzó la página web WLTPfacts.eu, en la que explica los beneficios y el impacto del nuevo test y ofrece recomendaciones a la política actual para su correcta aplicación.

La prueba se aplicará a partir del próximo mes de septiembre a los modelos que se introducen en el mercado por primera vez, para comenzar a aplicarse a todos los vehículos nuevos de la UE un año después.