sábado, 18 de marzo de 2017

MY TALLER, EL TODO EN UNO TECNOLÓGICO QUE PERMITE REDUCIR EN MEDIA HORA EL PROCESO DE REPARACIÓN DE UN VEHÍCULO

Con este nuevo estándar de reparación, un taller puede asumir un 10% más de carga de trabajo con los mismos recursos

Uno de los momentos críticos es la petición de recambio, que suele llevar de media 7 minutos, y que ahora se hace en apenas tres clicks




Reparar un vehículo ya no es lo que era. La tecnología está provocando que el mantenimiento y la reparación estén dando un giro de 180 grados. En este nuevo escenario tecnológico, Solera España ha desarrollado My Taller, que está llamado a convertirse en el nuevo estándar de reparación, y que ha sido presentado hoy en Motortec Automechanika, que se celebra estos días en Madrid.

Se trata de una solución tecnológica Todo en Uno, que permite englobar todas las operaciones del taller (excepto las que se hacen en el propio vehículo) en una única plataforma digital, como la elaboración de un presupuesto y la petición del recambio.

Todo ello permite reducir en alrededor de 30 minutos el tiempo del proceso de reparación, desde que el vehículo entra en el taller hasta la entrega al cliente. Y esto a su vez tiene un segundo beneficio, que es poder asumir más carga de trabajo con los mismos recursos, hasta un 10% más de reparaciones.

Todo empieza en la recepción

La reparación o el mantenimiento de un vehículo empieza nada más entrar el vehículo en el taller. Ya en esta bienvenida, ahora con My Taller, se pueda acelerar todo el proceso con especial atención a dos momentos: la elaboración del presupuesto y la gestión del recambio. Y es que desde el mismo momento que se realiza el presupuesto y lo acepta el cliente se genera automáticamente el proceso de pedido de recambio para que llegue en tiempo y forma.

Ambos son claves porque cuanto antes se lleven a cabo y se eviten posibles fallos, la reparación puede ser más rápida. Sólo con el recambio, una petición que antes por teléfono o web llevaba 7 minutos de media, ahora basta con tres clics, o lo que es lo mismo, 15 segundos.

Al mismo tiempo, es mucho más fácil identificar la pieza que el reparador necesita, lo que acaba con los errores en las peticiones, que actualmente son el 20%. Un riesgo por tanto que dilata los tiempos de reparación y que impacta en la rentabilidad de las partes implicadas: taller y distribuidor.

Posventa darwiniana

La incorporación de tecnología en el taller, como es el caso de My Taller, cobra cada vez más importancia ya que los reparadores se enfrentan a una posventa darwiniana, y la selección natural vendrá precisamente determinada por la parte tecnológica. El taller que así trabaje podrá ser más eficiente en un momento en el que el parque tiende a ser bipolar, con muchos vehículos viejos que se reparan poco, y un nicho creciente de vehículos nuevos que pasan mucho por el taller, pero no son suficientes para todos; todo un reto para su cuenta de resultados.

Para el taller, la incorporación de esta solución tecnológica le proporciona capacidades que a fecha de hoy no tiene, y que le van a ayudar a analizar todo el trabajo de gestión vinculado a una reparación. Al mismo tiempo, otra de las ventajas de My Taller es que conecta a todas las partes implicadas, tanto el taller, como el distribuidor del recambio, perito, etc., creado un ecosistema digital que dota de mayor transparencia a todo el proceso de reparación y donde el taller conectado es el eje de todo el proceso.

En palabras de José Luis Gata, responsable de Mercado Posventa de Audatex, “el taller tiene a su disposición una solución tecnológica muy intuitiva y de fácil uso, que le permite aumentar su rentabilidad, al tiempo que el cliente final está más satisfecho al recibir su vehículo mucho antes. Sucede que cuando pensamos en innovación nuestra cabeza piensa en un producto tecnológico, pero innovar también es innovar en procesos para hacer más eficiente toda la parte de gestión y relación con cliente y es ahí donde Solera ha creado un nuevo estándar”.