martes, 14 de marzo de 2017

MADRID PROHIBIRÁ APARCAR A LOS VEHÍCULOS MÁS CONTAMINANTES EN EL INTERIOR DE LA M-30 DESDE 2020

Las medidas principales
El Ayuntamiento de Madrid prohibirá aparcar en la zona de de Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) del interior de la M-30 a los vehículos gasolina anteriores a 2000 y diésel matriculados antes de 2006 desde 2020. Asimismo, se vetará su circulación por la ciudad desde 2025.



Dicha iniciativa, presentada como 'Plan A', ha sido anunciada por el propio Ayuntamiento e incluye un total de 30 medidas que se llevarán a cabo en los próximos años, como la reducción de la velocidad a 70Km/h en la M-30 que entrará en vigor el próximo año.

Los distintivos de la DGT clasifican como no sostenibles a vehículos de gasolina matriculados antes del año 2000 y del 2006 en el caso del diésel. Conforme a los datos del parque circulante de Madrid, en 2013 los coches sin distintivo correspondían al 28,3%, por lo que es previsible que para el periodo 2020-2025 la proporción alcance valores en torno al 20%.
-Área Central Cero Emisiones: paralelamente, en 2018 se implantará el Área Central Cero Emisiones en el distrito Centro. El perímetro se corresponde con las rondas y bulevares, más intuitivo que las cuatro APR ya existentes. Con esta medida se eliminará el tráfico de paso en el distrito Centro y se fomentará el espacio para el peatón.

-Reforma de las principales vías de acceso al centro: el Ayuntamiento reformará las principales calles de acceso al centro, ampliando aceras, creando itinerarios ciclistas y dando prioridad al transporte público. Será en dos fases: primero las calles de fácil rediseño, como Alcalá-Gran Vía, paseo de la Castellana, Ciudad de Barcelona o Bravo Murillo; en una segunda fase, vías con túneles, cuya transformación es más compleja.

-Más red ciclista: revisión y ampliación de la red con el objetivo de incrementar su uso hasta el 5% de los desplazamientos en 2025. En 2017 se van a crear más de 30 kilómetros de itinerarios ciclistas.

-Incentivos para una flota de taxis de bajas emisiones: el plan incluye que los taxis que se renueven a partir de dicho año deberán ser etiquetados como CERO o ECO. Además la EMT contará con una flota de bajas emisiones en 2020 y se desarrollarán plataformas reservadas de autobuses.

El objetivo que persigue el Ayuntamiento de Madrid con el 'Plan A' es: cumplir la legislación europea y nacional en materia de calidad del aire, pues España -en concreto Madrid y Barcelona- lleva desde 2010 incumpliendo los límites fijados en lo relativo a emisiones de NOx y se expone a multas millonarias por parte de la Unión Europea; Alcanzar niveles de calidad del aire para partículas en suspensión (PM) acordes con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud; conseguir una reducción en el año 2030 superior al 40% de las emisiones totales de gas de efecto invernadero (GEI) del municipio de Madrid respecto al año 1990, contribuyendo a los objetivos del Acuerdo de París y la Agenda Climática de la UE, y en línea con la nueva Alianza de Alcaldes para el Clima y la Energía; y cumplir el compromiso de reducción del 50% de las emisiones causadas por la movilidad urbana en 2030, con respecto a 2012.


El coste estimado de dicha lucha en favor del medioambiente es de 543,9 millones de euros para los primeros años, de acuerdo con las cifras ofrecidas por el Ayuntamiento. No obstante, "el presupuesto del Plan no cabe estructurarse de una manera cerrada y rígida ya que no resultaría viable determinar con detalle las inversiones anuales hasta el año 2030", por lo que es una primera "estimación" para el inicio del mismo.