viernes, 31 de marzo de 2017

LOS CITROËN C4 PICASSO Y GRAND C4 PICASSO, REFERENCIA EN AYUDAS A LA CONDUCCIÓN ÚTILES Y SEGURAS PARA EL DÍA A DÍA

•      La nueva generación del Citroën C4 Picasso marca la diferencia en un segmento tradicionalmente familiar como el de los monovolúmenes compactos. Con un diseño perfectamente reconocible, esta familia de vehículos fabricada en Vigo tiene otro de sus puntos fuertes en la tecnología y las ayudas a la conducción que incorpora.



•      La seguridad es prioritaria, con equipamientos como el reconocimiento del límite de velocidad, el aviso de cambio involuntario de carril activo, el Active Safety Brake, el Indicador de atención del conductor y el de descanso recomendado o el sistema de vigilancia del ángulo muerto activo.
•      El monovolumen líder cuenta con el navegador 3D Citroën Connect NAV, que permite optimizar el tiempo de los trayectos al ofrecer información sobre el estado del tráfico en tiempo real. Innovaciones que hacen más fácil la conducción, como la Visión 360°, el Park Assist o el regulador de velocidad activo.

Hablar del vehículo autónomo ya no es un tema de película de ciencia ficción. Prueba de ello es que, en los últimos meses, varios prototipos Grand C4 Picasso han recorrido más de 120.000 km en modo autónomo por las carreteras europeas. Se trata de vehículos que han sido desarrollados sobre la base del modelo de serie fabricado en el Centro de Vigo.
Además, tecnologías que suponen una primera etapa de este tipo de conducción están ya presentes en la gama de Citroën. Son, precisamente, los “made in Spain” C4 Picasso y Grand C4 Picasso, los modelos de la marca que incluyen un mayor número de ellas. Y es que el monovolumen líder del mercado no sólo deja huella por su diseño inconfundible, sino también por su elevado nivel tecnológico.
Útiles y seguros, estos sistemas y ayudas a la conducción hacen más fácil el día a día a quienes se ponen al volante. Así, el propio vehículo puede buscar aparcamiento y estacionar sin que se toque el volante, regular la velocidad, salir en pendiente con toda tranquilidad, alertar cuando se supera una línea de la carretera sin que se haya activado el intermitente, dar a conocer el estado del tráfico en tiempo real, reconocer las señales de velocidad, buscar la gasolinera más cercana y sus tarifas, etc.

Innovaciones como el acceso y arranque manos libres, la ayuda a la salida en pendiente, los faros xenón direccionales bifunción, los proyectores inteligentes Smartbeam, el detector de neumáticos poco inflados, el sistema Visión 360, el sistema Park Assist o la cámara de visión trasera, todas ellas presentes en los Citroën C4 Picasso y Grand C4 Picasso, permiten una conducción segura y relajada tanto en los largos trayectos por carretera como en los recorridos diarios por ciudad y vías rápidas.
El Citroën C4 Picasso cuida a todas las personas que viajan a bordo con un equipamiento de seguridad completo y avanzado. De serie, cuenta con el sistema Coffee Break Alert, que avisa al conductor, en trayectos largos, cuando llega el momento de hacer una parada. Además, el Indicador de Atención del Conductor emite un sonido de alerta tras el primer movimiento extraño del vehículo por un despiste, acompañado de un mensaje visual. Como tercer sistema para prevenir las consecuencias del cansancio al volante, el Aviso de Cambio Involuntario de Carril Activo se activa a velocidades desde 65 Km/h. Gracias a una cámara situada en la parte superior del parabrisas, identifica las líneas de la carretera y corrige automáticamente la trayectoria del vehículo alertando además a la persona que conduce si no se han activado los intermitentes.
El Sistema de Vigilancia del Ángulo Muerto Activo proporciona un aviso visual sobre los retrovisores cuando se detecta la presencia de un objeto en el ángulo muerto (a derecha o izquierda). Si la función de Alerta de Cambio Involuntario de Carril está presente y si quien conduce busca pese a todo hacer un desplazamiento hacia el lado que está ocupado poniendo el intermitente, entonces se aplica una pequeña resistencia al volante suficiente para disuadir de hacer la maniobra y con ello evitar una colisión.

Otra función que anticipa lo que será la conducción autónoma es el Active Safety Brake, un sistema de frenado de urgencia que permite evitar las colisiones. La cámara situada en la parte alta del parabrisas detecta los obstáculos tales como un vehículo que circula en el mismo sentido de circulación o que está parado. Funciona desde los 5 km/h. Si se detecta una situación de posible colisión: se avisa al conductor. Si éste no realiza ninguna acción, el sistema frena automáticamente el vehículo.  Esta seguridad se ve reforzada, a partir de 30 Km/h, con la Alerta de Riesgo de Colisión, que advierte a quien conduce que su vehículo tiene riesgo de chocar con el vehículo que le precede.

Esta visión práctica de la tecnología tiene su continuidad en equipamientos como el Citroën Connect Nav. El nuevo sistema de navegación 3D, táctil y conectado en tiempo real, se maneja como una tablet y hace que orientarse sea más fácil, gracias a un enfoque totalmente novedoso de la cartografía. Así, las principales ciudades de Europa y sus monumentos aparecen en 3D y los relieves están tratados de forma realista. En acción, un sistema de flechas permite ver con rapidez qué vía o qué carril se debe tomar para llegar al destino, mientras que la persona que está conduciendo recibe indicaciones sobre los límites de velocidad en tiempo real.

Además, cuenta con servicios conectados como el Pack Traffic, que incluye la indicación del estado del tráfico en tiempo real y la proposición de trayectos alternativos TomTom, además de mostrar las previsiones de la meteorología local. Los estacionamientos públicos y las estaciones de servicio aparecen con las tarifas en vigor.