miércoles, 1 de marzo de 2017

LAS MATRICULACIONES DE TURISMOS SE ESTANCAN EN EL MES DE FEBRERO

Un mercado de particulares plano y el descenso en el de alquiladores, causas del parón

 El mes de febrero ha cerrado con una matriculación de 97.796 turismos, lo que supone sólo un 0,2% más respecto al mismo mes del pasado año. En seis comunidades autónomas se ha producido una caída del mercado durante este último mes.


Las causas del estancamiento del mercado hay que buscarlas, en primer lugar, en un ligero descenso  por parte de los compradores particulares. Éstos echan en falta un plan de estímulo que los anime a cambiar su viejo coche, y eso ha tenido su reflejo el pasado mes con una caída del 0,1%. Esta misma tendencia a la ralentización se viene detectando desde que en la segunda mitad del pasado año se acabaron los fondos para la última entrega del Plan PIVE. Hay que recordar, una vez más, que el parque automovilístico español tiene una elevada antigüedad, con una edad media de 12 años. Hoy circulan en España algo más de 7 millones de vehículos de 15 o más años, y de ellos 2,7 millones llevan más de 20 en uso. Estos automóviles son mucho más contaminantes y menos seguros que cualquiera de los actuales.

Por otra parte, la Semana Santa ha marcado claramente el mercado entre las empresas alquiladoras de coches, cuyas matriculaciones descendieron un 9,2%: mientras que en el año 2016 esta festividad tuvo lugar en el mes de marzo, en el año 2017 se celebrará a mediados de abril. Por esta razón, un gran número de alquiladores de coches se espera que renueven sus flotas en el mes de marzo de cara a la temporada alta turística que arranca, precisamente, con el inicio de la Semana Santa.

Más activo se ha mostrado el mercado de las empresas no alquiladoras –con una subida del 10,9%  en sus matriculaciones– que tras dejar atrás lo más duro de la crisis aprovechan para hacer la renovación pendiente de sus flotas.

La cifra registrada en febrero está aún muy alejada de los niveles pre-crisis. En ese mismo mes de 2008, año de inicio de la crisis, se matricularon en nuestro país durante febrero algo más de 121.000 unidades, un 19% más que en ese mismo mes de 2017.


                 

MATRICULACIONES POR CANALES
El canal de particulares descendió en febrero, con un total de 46.742 registros y una caída del 0,1% respecto al mismo mes del pasado año. Este canal supuso en el pasado mes casi el 48% del mercado total.

Por su parte, las empresas alquiladoras de coches, con un total de 24.144 matriculaciones han computado un descenso del 9,2% en febrero. Como se ha indicado, la estacionalidad de la Semana Santa ha influido en este retroceso.

Las empresas no alquiladoras, con un total de 26.910 matriculaciones y un incremento del 10,9%, son el único canal que ha obtenido un saldo positivo en este mes de febrero. Además, han contribuido a que el mes no terminase con balance negativo.


DECLARACIONES

Adolfo Randulfe, director de comunicación de ANFAC explica que “a pesar de la ligerísima subida de las ventas respecto a febrero de 2016, el pasado mes no ha sido bueno para las matriculaciones en nuestro país. El mercado de particulares, de cuya ralentización el sector ha venido alertando desde hace meses, ha notado este mes de nuevo la falta de estímulos para sustituir coches viejos por otros nuevos más seguros y con menos consumo. Por su parte, el descenso de las matriculaciones en el canal de empresas alquiladoras se explica por la estacionalidad de la festividad de Semana Santa, que este año se celebra en abril, y se espera que sea en marzo cuando la mayoría de los alquiladores renueven sus flotas. Por último, el único signo netamente positivo lo encontramos en el canal de empresas, cuya subida ha contribuido a que el conjunto del mercado en febrero no haya registrado un signo negativo en su conjunto”.



Según el presidente de GANVAM, Juan Antonio Sánchez Torres, que representa a 4.600 concesionarios/servicios oficiales y 3.000 compraventas, “los particulares están viviendo su difícil cuesta de febrero después de que la subida generalizada del precio de servicios básicos como el carburante o la factura de la luz, gas, teléfono... con la que arrancamos el año supusiera un sobreesfuerzo para el bolsillo. Por si fuera poco, la amenaza de la subida de tipos de interés también reduciría la renta disponible de los hogares, generando un efecto retractor para la compra de coches. El estancamiento de las compras de particulares evidencia la necesidad de una inyección adicional de confianza en forma de plan de incentivo al achatarramiento que permita cambiar un coche de más de diez años por uno nuevo o usado de hasta 3 ó 5 años, sobre todo, por lo que supondría para el rejuvenecimiento del parque con todo el beneficio medioambiental que implicaría, máxime cuando no tiene coste para el Estado por la recuperación inmediata de la dotación vía impuestos de los vehículos de reposición”.


                 


Jaume Roura, presidente de la patronal de los concesionarios FACONAUTO, explica que las matriculaciones en el mes de febrero “confirman el estancamiento de las ventas a particulares, en una tendencia que, si no cambia nada, esperamos sea la tónica de todo el ejercicio. De momento, se puede decir que el mercado  que atienden los concesionarios ha tocado techo. Sin duda, la falta de un plan de renovación del parque no está haciendo aflorar compradores que, de existir dicho plan, se decidirían a cambiar su viejo coche por otro más eficiente y seguro, lo cual supondría una demanda añadida de, al menos, un 15%. Al respecto, nos preocupa el peso que tiene el canal de particulares, que ha ido perdiendo importancia a favor de los otros dos canales comercializadores. Insistimos que un mercado saneado es el que realiza un 60% de sus operaciones en los concesionarios. Acumular matriculaciones tácticas en el canal de empresas y en el canal de empresas alquiladoras es una forma artificial de mantener el mercado con una especie de “respiración asistida”. Marcas y concesionarios tenemos que seguir siendo ambiciosos e imaginativos para atraer compradores a nuestras exposiciones, y no conformarnos con unas cifras planas como las que ha arrojado febrero”.