domingo, 5 de febrero de 2017

LA OPINIÓN de José Luis VILAPLANA



        VEHÍCULOS Y TECNOLOGÍA


Hace unos días leía la frase pronunciada  por Carlos Ghosn, presidente de la Alianza Renault-Nissan, en el pasado Salón de Detroit , “El automóvil va a cambiar más en los próximos 10 años que en los 100 anteriores”, y recordaba la cantidad de avances  que he estado leyendo últimamente.

      El coche autónomo ya está a punto, ya se se puede hacer circular un automóvil por la carretera sin necesidad de llevar un conductor.

        Los coches eléctricos están a la orden del día.

        Los coches que se aparcan solos.

      El fabuloso sistema Autopilot del Tesla que permite, no sólo coger una velocidad acorde a las condiciones del tráfico, sino mantenerse  dentro de un carril y cambiar automáticamente de carriles sin que el conductor tenga que dar la instrucción, pasar de una autopista a otra, salir de la autopista cuando tu destino esté cerca, e incluso se estaciona de forma autónoma cuando se encuentre cerca de un lugar libre para hacerlo".

      Land Rover y Jaguar están invirtiendo una gran cantidad de recursos en aplicar tecnologías de realidad aumentada al automóvil, además del coche autónomo. Ya no sólo podremos conducir nuestro Range Rover desde el exterior o convertir el parabrisas en un HUD gigante, ahora ya no tendremos que preocuparnos de la mala visibilidad resultante de llevar un gran remolque. Porque Land Rover consigue que podamos ver a través del remolque con su tecnología Transparent Trailer. No es arte de magia, es realidad.

   Incluso hay ya un buen número de compañías investigando el coche volador. Algunas son casi desconocidas, como Terrafugia. Y otras son tan populares y prestigiosas como la NASA o Airbus.

    Aunque el abogado que llevo dentro no puede dejar de preguntarse por la regulación legal, las responsabilidades en caso de accidente, su convivencia con los automóviles manuales, y sobre todo con los conductores y peatones que se saltan las normas, ya me veía dentro de unos años como Bruce WILLIS  en la película el Quinto elemento, en un  coche volador, con piloto automático.

    Poco me duró la imagen, cuando volví de golpe a la cruda realidad.

   Mi coche no volador que estaba perfectamente aparcado por mí en la calle, había sido golpeado en el lateral  y no me habían dejado una triste nota.
   Y me acordé de que hace unos años había leído que una empresa alemana creo recordar que HELLA había creado una dispositivo que avisa de si tu coche es golpeado y qué conductor lo ha hecho, por medio de una  cámara que graba cuando los sensores detectan el golpe y un GPS que localiza al culpable. Que habrá sido del invento? ¿Estarán pensando en ponerlo de serie en los turismos?

  Tanto avance tecnológico y que habrá sido de la buena fe de los conductores.

     Creo que todavía queda mucho