miércoles, 15 de febrero de 2017

FABRICAN MANIQUÍES MÁS GORDOS PARA HACER LAS PRUEBAS DE COLISIÓN DE LOS AUTOMÓVILES MÁS REALES

El sector de la automoción avanza sin cesar en busca de facilitar la conducción a los ciudadanos, pero sobre todo, con el objetivo de incrementar la seguridad en las carreteras.

Cada innovación requiere ser probada y examinada antes de implantarse en los nuevos vehículos, y de poco sirve progresar si no se adaptan las mejoras a la evolución de la sociedad. Por ello, en Estados Unidos han desarrollado maniquíes de pruebas de choque con características acordes a la tendencia que está adquiriendo la población: ciudadanos más gordos y envejecidos.


Una idea surgida de los ingenieros de Humanetics, una empresa dedicada a la fabricación de estos 'dummies', junto con el traumatólogo del Centro de Medicina para la Automoción de la Universidad de Michigan (ICAM, por sus siglas en inglés) Stewart Wang, quienes decidieron crear dos nuevos tipos de maniquíes. Uno emula a un adulto con obesidad (124 kg), mientras el otro simula a una mujer de 70 años de edad con sobrepeso.

La razón de esta elección es que "el paciente típico en la actualidad tiene sobrepeso u obesidad, es la regla en lugar de la excepción", afirma Wang. Es por ello por lo que considera que "no se puede hablar de lesiones sin tener en cuenta a la persona. Los maniquíes de pruebas [actuales] no se parecen en nada a mis pacientes (...) y la condición, el tamaño, y la forma del individuo tiene vital importancia en cómo se producen las lesiones en un accidente", añade Wang.

Por ejemplo, en el caso de una colisión frontal, los conductores obesos "tienden a deslizarse por debajo del cinturón de seguridad debido a que estos tienen mucha más holgura. Como resultado, sufren más lesiones en las extremidades inferiores, y su peso dificulta el tratamiento y la recuperación tanto del tejido como de los huesos", explica el traumatólogo de la Universidad de Michigan. Este hecho, además, supone un coste para esa parte de la población que sufre obesidad o sobrepeso de entre 2.000 y 4.000 millones de dólares para acometer los gastos médicos, tal y como detalla Wang.

Los 'dummies' elaborados tienen una Índice de Masa Corporal (IMC) de 29 -sobrepeso, por encima de 29 es obesidad- y el torso es un poco más frágil que en los habituales, en el caso del maniquí que imita a la persona anciana. Chris O'Connor, presidente y CEO de Humanetics, explica el porqué de la edad: "Pocos habrían imaginado que la gente conduciría con 80 años, pero tenemos que contemplar eso. A medida que la población cambia, hay que disponer de un equipamiento de pruebas que se asemeje a los consumidores de hoy en día", afirma.


Para escoger las medidas y peso de los 'dummies', el equipo del ICAM se ha basado en 6.000 resultados de exploraciones TAC recogidas en una base de datos nacional para elaborar mediante impresión 3D estos maniquíes.