viernes, 10 de febrero de 2017

EL TIPO H Y LOS VEHÍCULOS COMERCIALES DE CITROËN, PROTAGONISTAS EN EL SALÓN RÉTROMOBILE 2017

En el Salón Rétromobile, que se celebra en París hasta el próximo 12 de febrero, Citroën distingue a sus vehículos comerciales con una exposición inédita.

Han pasado 70 años desde la presentación, en el Salón de París, de una furgoneta que se convirtió en todo un icono popular: el Tipo H. Un modelo que todavía está a la última, ya que es el preferido como “food truck”; auténtico restaurante sobre ruedas, que hoy es tendencia.



Cuando se cumplen 70 años de la presentación en París del Tipo H, un furgón emblemático para toda una generación, Citroën ha decidido distinguir a sus vehículos comerciales aprovechando la edición 2017 del Salón Rétromobile, que se celebra en París (París Expo Puerta de Versalles) hasta el domingo 12 de febrero.

En el stand de Citroën, los visitantes podrán ver una selección de una docena de vehículos, entre los que estarán:

Citroën C4 grúa (club ‘C4 C6 Vintage Club’)

Presentado en el Salón de París de 1928, el C4 es una evolución del B14, al que sustituye. Sus principales atributos: una silueta moderna, el chasis reforzado, una cilindrada de 1.628 cm3, sistema de alumbrado por distribuidor e incluso una bomba de agua. La versión grúa que se presenta en Rétromobile es sólo una de las numerosas variantes del C4: familiar, furgón, roadster e incluso vehículo autocadenas para la célebre travesía del Crucero Amarillo. Más de 243.000 unidades de este vehículo se fabricaron hasta 1934.

Citroën TUB (del centro de conservación Citroën)

Primer modelo de una gran familia de vehículos comerciales ligeros, y antecesor del Tipo H, el TUB (siglas de ‘Traction Utilitaire Basse’) se comercializó a partir de 1939. Precursor como furgón de tracción delantera, se distingue por su gran practicidad, con un piso bajo que permitía estar de pie en su interior, su cabina avanzada y su puerta lateral deslizante. Su difusión, limitada por el estallido de la guerra mundial, no sobrepasó las 2.000 unidades.

Citroën Traction Commerciale (club ‘La Traction Universelle’)

Modelo emblemático del periodo anterior a la guerra (1934), el Traction Avant ilustra el genio visionario de André Citroën en una época en la que los automóviles normalmente empleaban la propulsión en el eje trasero. Con su carrocería monocasco totalmente de acero, su ligereza y una aerodinámica muy estudiada, el Traction Avant ofrecía una respuesta dinámica inaudita para su época (capacidad de maniobra, comportamiento, etc.) y abrió el camino del automóvil moderno. Del Traction se fabricaron más de 759.000 unidades durante 23 años, todo un record de longevidad para su época.

Citroën Tipo H (del club ‘H Tendre et Chevronné’)

Presentado hace 70 años, en el Salón de París de 1947, el Citroën Tipo H sucedió al TUB. Toma las cualidades más prácticas de este último (umbral de carga bajo, altura interior que permite estar de pie, puerta lateral deslizante) y se distingue especialmente por su chapa ondulada que aumenta la rigidez de su carrocería. Robusto y práctico, con una carga útil de 1.200 kg, el Tipo H ha sido objeto de innumerables adaptaciones por parte de los carroceros. Más de 490.000 unidades se fabricaron hasta 1981 y el Tipo H sigue siendo una furgoneta icónica para toda una generación. Hoy es, más que nunca, un auténtico creador de tendencia, sobre todo por las numerosas restauraciones convertidas en ‘Food Trucks’.

Citroën 2 CV furgoneta (‘Asociación de Clubs 2 CV de Francia’)

Comercializado desde 1951, el Citroën 2 CV furgoneta es robusto, práctico y económico. Muy polivalente, resulta también adecuado para las familias una vez que está equipado con la transformación ‘Glaçauto’ (cristales laterales y banqueta trasera). El gran éxito comercial del 2 CV furgoneta queda patente al superar 1.246.000 unidades fabricadas hasta 1978.

Citroën Méhari Bomberos (del ‘Méhari Club de Francia’)

Mayo del 68. Citroën desvela un modelo de ocio que parece anticiparse a los tiempos que se avecinan: el Méhari. Desarrollado sobre una plataforma de Dyane 6, el Méhari modifica los códigos de los cabrios tradicionales con su presencia, fresca y sin complejos. Polivalente, práctico y económico, se distingue por su ingeniosa carrocería de plástico ABS que le hace muy ligero (525 kg), insensible a la corrosión y lavable por fuera y por dentro con agua a presión. En Rétromobile está presente una versión utilizada por los bomberos. Todo un icono popular, se produjo en serie hasta 1987, alcanzando cerca de 145.000 unidades.

Concept Citroën SpaceTourer Hyphen (Conservatorio Citroën)

Presentado el año pasado en el último Salón de Ginebra, el Citroën SpaceTourer Hyphen es un concept 4x4, colorista y de imagen aventurera. El nombre Hyphen (que significa ‘guión’ en inglés) subraya la unión entre el universo de los furgones y de los SUV. Este concept es una interpretación inédita del SpaceTourer y muestra toda la creatividad que hoy sigue animando a Citroën en el terreno de los vehículos de gran volumen.



EL SCARABÉE D’OR, PROTAGONISTA DE UN NUEVO DESAFÍO

En el stand Citroën del Salón Rétromobile 2017 también se puede ver el Scarabée d’Or (Escarabajo de Oro). Este autocadenas Citroën B2 modelo K1 fue el primer vehículo motorizado de la historia que efectuó la travesía del Sáhara en 1922. Al organizar esta expedición pionera, André Citroën demostró al mundo entero la fiabilidad de los automóviles de la marca. Esta epopeya humana comandada por George-Marie Haardt y Louis Audouin-Dubreuil fue el preludio de los célebres Crucero Negro y Crucero Amarillo realizados en 1924 y 1931.

Actualmente, el Scarabée d’Or es el protagonista de un proyecto confiado a un grupo de estudiantes: ‘Scarabée d’Or, un reto para la juventud’. El objetivo es la reconstrucción del propio Scarabée d’Or. Propuesto por la asociación ‘Des Voitures & des Hommes’ en colaboración con el Museo de las Artes y los Oficios y con Citroën, este audaz proyecto, iniciado en junio de 2016, concluirá en 2019.


A lo largo del Salón Rétromobile, diferentes actores del proyecto estarán en el stand junto al Scarabée d’Or para intercambiar impresiones con los visitantes.