martes, 14 de febrero de 2017

¿BUSCAS A CUPIDO EN SAN VALENTÍN? LOS CAMAREROS EUROPEOS SACRIFICAN SUS VIDAS AMOROSAS PARA AYUDAR A SUS CLIENTES

•      Los camareros, baristas y encargados priorizan la felicidad de sus clientes en el Día de San Valentín antes que la suya propia

•      Una nueva encuesta afirma que uno de cada cuatro profesionales del sector ha ayudado a un cliente a pedir matrimonio a su pareja
•      Ese mismo porcentaje ha acabado discutiendo con su pareja por trabajar el 14 de febrero
•      Uno de cada tres ha intentado no trabajar en San Valentín, algunos incluso han dejado su puesto de trabajo
•      En reconocimiento a todo ello, Ford sorprende a unos cuantos de estos héroes anónimos con una cita de ensueño


 Uno de cada cuatro camareros hacen las veces de cupidos modernos, ayudando a sus clientes a declararse. Desgraciadamente, los camareros y camareras suelen verse obligados a saltarse sus propias citas de San Valentín, lo cual suele ser motivo de discusión con sus parejas.

Algunos incluso prefieren dejar sus trabajos antes de perderse la noche más romántica del año junto a su pareja, según una nueva encuesta paneuropea encargada por Ford realizada entre camareros, encargados y baristas. Uno de cada tres intenta no trabajar ese día. Uno de cada diez encuestados finge estar enfermo y otros se inventan emergencias o averías de su coche.

Ahora Ford ha dado la vuelta a la situación de estos cupidos anónimos que lo dan todo por sus clientes. Hemos sorprendido a unos pocos afortunados con una velada romántica muy especial.

Puedes ver lo que pasó aquí:https://youtu.be/ZRe97WrDWLs

“En San Valentín, las parejas solo tienen ojos el uno para el otro. Pero el devenir de la velada depende en gran parte de personas que están sacrificando disfrutar de esta noche especial para hacer un gran trabajo”, asegura Greg Dawson, vicepresidente de Comunicaciones y Asuntos Públicos de Ford Europa. “Son los auténticos héroes de San Valentín, y qué mejor manera de reconocer sus esfuerzos que convertirles en el centro de atención”.

La camarera londinense Kelsie Jamieson, de 24 años, ya ha ayudado a organizar dos propuestas de matrimonio en su trabajo, pero nunca ha tenido la oportunidad de disfrutar de una cita de San Valentín. Se llevó la sorpresa de una velada romántica con su prometido Nick Epstein, de 32 años, que se le había declarado anteriormente con un anillo de gominola.


La dedicación de estos profesionales también tiene sus recompensas. Dos terceras partes de los encuestados reconocieron que los clientes eran más simpáticos de lo habitual en San Valentín, y la mayoría opinaban también que las propinas también eran más generosas.

En cuanto a los desafortunados a quienes sus citas dieron plantón, uno de cada cinco camareros intentó animarles.